Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.358 suscriptores

Trastorno Negativista Desafiante

Es normal que los niños, niñas y adolescentes se opongan a las normas y las desafíen. Sin embargo en algunos casos, la oposición y la negativa, así como los desafíos son demasiado frecuentes e intensos, ocurren de manera persistente y recurrente. Es un trastorno o patrón de actuación que  puede tener graves consecuencias en el desarrollo de los niños y niñas que lo padecen. Es fundamental conocer este trastorno, así como algunas pautas para lidiar con él y fomentar un desarrollo más adaptativo.

¿Qué es el trastorno negativista desafiante?

La organización mundial de la salud, y los principales manuales diagnósticos señalan el trastorno negativista desafiante como un pauta de comportamiento recurrente que se caracteriza por el continuo desafió de las ordenes y de la autoridad, un afán constante de comprobar los límites, discusiones, hostilidad hacia adultos y también iguales. Es un patrón que se presenta por un periodo superior a seis meses y que difiere del comportamiento habitual de otros chicos o chicas de su edad.

Trastorno Negativista Desafiante

Criterios Diagnósticos del Trastorno Negativista Desafiante

El Manual Diagnostico de la APA, el DSM IV, recoge los siguientes criterios diagnósticos para el trastorno negativista desafiante.

  1. Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos 6 meses, estando presentes cuatro (o más) de las siguientes conductas
    1. A menudo se encoleriza e incurre en pataletas.
    2. A menudo discute con adultos.
    3. A menudo desafía activamente a los adultos o se rehúsa a cumplir sus demandas.
    4. A menudo molesta deliberadamente a otras personas.
    5. A menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.
    6. A menudo es susceptible o fácilmente molestado por otros.
    7. A menudo es colérico y resentido.
    8. A menudo es rencoroso o vengativo.
  2. El trastorno de conducta provoca deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.
  3. Los comportamientos en cuestión no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado de ánimo.
  4. No se cumplen los criterios de trastornos disocial, y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco de trastorno antisocial de la personalidad.

Consecuencias del trastorno negativista desafiante

  • Es un trastorno que interfiere en sus relaciones interpersonales, en la dinámica familiar y en su rendimiento académico.
  • Baja autoestima, labilidad emocional.
  • poca tolerancia a la frustración.
  • Uso temprano de alcohol, tabaco y sustancias ilegales.
  • Es común que aparezca con otros trastornos como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, también se puede asociar a trastornos del aprendizaje y de la comunicación.

Consejos para tratar con el trastorno negativista desafiante.

  • Establece normas en consenso con el niño/a o adolescente. Es importante que ellos estén de acuerdo con las normas y ayuden a establecerlas. Resulta de gran utilidad anotarlas en una hoja o cartulina y dejarlas a la vista.
  • Favorece un clima de confianza: trata de hablar con él/ella, mírale a los ojos, practica la escucha activa, etc.
  • Ayúdale a reforzar su autoestima, evita juzgar, comparar o etiquetar.
  • Mantén los límites con firmeza y cariño.
  • Ayúdale a encontrar la relación entre sus emociones y conductas desafiantes y poco a poco ayúdale a desarrollar nuevas conductas.
  • Anótale lo que se espera de él y lo que no.
  • Acude a un especialista o médico que pueda orientaros o ayudaros en el proceso.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

1 comment...

  1. Daniela 14 febrero, 2016 a las 7:08 pm

    Celia,
    Muchas gracias por tus entradas. Me son muy útiles ya que trabajó en una escuela.
    Quería comentarte que creó este párrafo tiene un error:
    “No se cumplen los criterios de trastornos disocial, y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco de trastorno antisocial de la personalidad”

    Según lo que yo sé es más bien que no se cumplen los criterios de trastorno disocial si no tiene más de 18 años.
    Saludos

    Daniela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>