Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.362 suscriptores

Tiempo de calidad en la educación de los niños

El ritmo de vida actual hace que no siempre sea posible dedicar todo el tiempo que quisiéramos a la educación de nuestros hijos. Son muchas las horas dedicadas al trabajo, muchas las obligaciones diarias y muchas las obligaciones y horarios de los niños. Inmersos en este día a día no siempre es fácil dedicar tiempo de calidad para la educación de nuestros niños y niñas.

El tiempo de calidad en la educación de los niños se ha convertido en un importante desafío para muchas familias. En la agotadora carrera diaria, apenas quedan unos minutos para dedicarnos con calma y calidad a nuestros pequeños.

Características del tiempo de calidad en la educación de los niños.

 tiempo de calidad

El tiempo de calidad con los niños parece un imposible en la sociedad actual. Dedicamos tiempo a nuestros hijos, pero este tiempo siempre parece estar contrarreloj, siempre hay horarios que cumplir y tareas por hacer: trabajo, colegio, deberes, comidas, cenas, el baño, etc… y la mayoría de las ocasiones olvidamos que lo más importante, lo primordial para la educación de los niños es el tiempo de calidad que les dedicamos.

Pero ¿Cuáles son las características de este tiempo de calidad? ¿Cuáles son las características que diferencian al tiempo del tiempo de calidad?

  • El tiempo de calidad es aquel que hace percibir a los niños que centras tu atención en ellos.
  • El tiempo de calidad no ha de ser demasiado largo, ni siquiera ha de ser tiempo, es más una actitud. El niño que percibe la atención en él, el niño que se percibe querido, escuchado y valorado, es un niño al que se le dedica tiempo de calidad. El tiempo de calidad en la educación no se limita solo a la alimentación, sueño, deberes, colegio, actividades extraescolares, etc.
  • El tiempo de calidad ha de ser una rutina, un hábito, en el que se dedica tiempo al niño por placer, no por cumplir alguna obligación.
  • El tiempo de calidad no requiere ninguna actividad, solo tiempo.
  • El tiempo de calidad ha de ser relajado, distendido y feliz.

¿Por qué es importante dedicar tiempo de calidad a la educación de los niños?

El tiempo de calidad en la educación de los niños, es lo más importante que podemos ofrecer a nuestros pequeños.El tiempo de calidad es más importante que la cantidad de tiempo, podemos estar las 24 horas del día con nuestros niños, pero si en ese tiempo no nos preocupamos de hablar con ellos, de jugar con ellos, de reír,….ese tiempo no tendrá valor educativo.

El tiempo de calidad tiene importantes beneficios para la educación de los niños:

  • Perciben que son
  • El tiempo de calidad ayuda a estrechar los vínculos afectivos y a mejorar las relaciones familiares.
  • El tiempo de calidad con los niños contribuye a aumentar su autoestima.
  • El tiempo de calidad con los niños favorece su bienestar emocional y afectivo.
  • El tiempo de calidad con los niños nos proporciona unos momentos únicos e irrepetibles.
  • Los niños crecen seguros, confían en el afecto de sus seres queridos. Serán adultos con confianza en las relaciones y poco dependientes.

Dedica tiempo de calidad a la educación de los niños en 5 pasos

  1. No importa si no tienes mucho tiempo, porque el trabajo y otras obligaciones te lo impiden. Lo realmente importante es que el tiempo que dediques a los niños te centres en ellos y en crear un momento de calidad. Aunque este tiempo sea solo unos minutos por la noche.
  2. El tiempo de calidad más que tiempo es una actitud. Cambia tu actitud y deja el ritmo de vida actual de lado, tomate unos minutos de calma para estar con tus hijos.
  3. El tiempo de calidad ha de ser un tiempo de distensión y disfrute, no importa el momento pero busca actividades relajadas, una conversación, un juego, un cuento, una canción. Aunque sea el tiempo que tienes en el trayecto para llevarlos al colegio, en lugar de tener una actitud agobiada e ir corriendo recordando a los niños sus quehaceres diarios, deja eso de lado y dedícate por ejemplo a cantar una canción con ellos.
  4. Busca actividades que os gusten a todos y disfruta tú también de ellas. El momento del cuento puede convertirse en una gran aventura para todos.
  5. Convierte los momentos de calidad en una rutina diaria y convierte esos momentos en momentos únicos y especiales.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>