Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.356 suscriptores

El sueño del bebé: Mi bebé no duerme

Cuando llega el bebé nos llenamos de alegría y de ilusión, pero cuidar y criar a un bebé, en ocasiones puede tornarse algo complicado y cansado para los recién estrenados padres y madres.

El sueño del bebé es una de las cuestiones que suele quitarnos el sueño a todos. Cuando el bebé no duerme, no descansamos ninguno, son continuos los despertares nocturnos de nuestro pequeño y muchos los intentos por intentar calmarle.

El sueño del bebé

Es importante tomarnos con calma los primeros meses de vida del bebé, ya que serán muchos los cambios y, a menudo, escaso nuestro descanso. Los recién nacidos necesitan alimentarse cada pocas horas, es por ello que despertaran para alimentarse varias veces en la noche y en el día. Lo aconsejable en estos casos es dormir cuando duerma el bebé para procurar cumplir con nuestras horas de descanso.

A medida que crece irá durmiendo más horas seguidas y todos también lo haremos. Los primeros meses es cuestión de paciencia y de aprovechar a dormir con ellos.

A partir del primer año de vida podemos ir creando un hábito de sueño saludable para ellos, en primer lugar y para toda la familia. Para ello podemos comenzar desde un primer momento con algunos pequeños consejos que contribuyen a establecer rutinas que se convertirán en hábitos de sueño.

sueño del bebe

Trucos para mejorar el sueño del bebé

  • Procura seguir unos horarios de sueño y alimentación y mantenlos. Si cada día le despiertas a una hora diferente para alimentarse, harás que ellos se despierten cuando quieran. Su cuerpo se acostumbra a horarios y ritmos, es por ello establecer unas horas concretas te ayudara a evitar que se despierte continuamente.
  • Acompaña alguna rutina al momento de dormir al bebé, de este modo determinadas acciones asociadas al sueño, cuando ocurran un rato antes de dormir servirán para inducir el sueño. Por ejemplo el cuento, acunarle, el baño, una canción, etc…. lo importante es que estás acciones sean relajantes.
  • Procura un ambiente para dormir adecuado, la temperatura y la luz han de facilitar su descanso y su sueño.
  • Cuando se despierte por la noche y no le toque comer antes de acudir a dormirle dale unos minutos para que pueda hacerlo por sí mismo. Si no lo hace solo podrás acudir a ayudarle. Pero cuidado, es importante que aprendan a dormir solos. Si aun así llora para irse a dormir, prueba a hacerlo de manera gradual, este método consiste en dejar tiempos cada vez más largos (se trata de un minuto o dos apenas apreciables) para acudir a calmarle, explícale que estas en la habitación de al lado y que no tiene nada que temer.
  • Marca una diferencia entre las siestas o sueño diario y el sueño nocturno. De esta forma creas un hábito más potente para la noche. Puedes hacer cosas como dormir por la noche en su cuna, situada en su habitación y de día en el moisés o hamaca, el cuento solo para el sueño por la noche, etc.
  • Puedes emplear algún objeto de apego que le aporte seguridad, un peluche, mantita, etc.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>