Síndrome de Hubris ¿Puede la arrogancia ser un trastorno de la personalidad?

Síndrome de Hubris
Comparte en tus redes sociales......
Share on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

La palabra hubris o hybris, de origen griego, significa orgullo, presunción o arrogancia. Los griegos utilizaban este término para hablar de la conducta humana que se distingue por una arrogancia desafiante frente a los dioses, por una codicia desmedida que, temeraria e impertinente, piensa que puede obtener mucho más que aquello que el destino le permite.
Por encima de la mitología, el Síndrome de Hubris se encuentra muy presente en nuestro mundo. Un sin número de reyes, emperadores, gobernantes de toda índole, políticos, militares, grandes empresarios y directivos lo han padecido y lo padecen.


¿Es la arrogancia un trastorno de personalidad?

Al investigar el historial médico de los primeros ministros del Reino Unido y los presidentes de los Estados Unidos, un miembro de la Cámara de los Lores del Reino Unido y un psiquiatra e investigador de la Universidad de Duke en los Estados Unidos, revelan los síntomas y rasgos de la arrogancia, un síndrome que afecta a muchos que tienen un poder sustancial sobre un largo de tiempo.

La mayoría de los líderes poseen cualidades típicas de liderazgo, como la capacidad de inspirar y persuadir, una gran visión y una valentía controlada al asumir riesgos. Sin embargo, hay un lado más oscuro en muchos líderes, que se manifiesta en rasgos de carácter como el orgullo extremo y el exceso de confianza, junto con un desprecio total por los demás. Estos rasgos de carácter, que se pueden resumir con el término “arrogancia” (Hubris), conducen a un comportamiento impulsivo y, a menudo, destructivo.

La arrogancia a menudo se ve como una extensión natural, o al menos esperado, de la confianza y la ambición requeridas de cualquiera que busque poder. Si bien muchos podrían considerar que la arrogancia es un lado desafortunado de los líderes, también creen que al menos cierto nivel de arrogancia es el precio a pagar por un gran liderazgo.


Síndrome de Hubris

¿Qué es el Síndrome de Hubris?

El «Síndrome de Hubris» es un trastorno de la personalidad caracterizado por generar un ego desmedido, un enfoque personal exagerado, aparición de excentricidades y deprecio hacia las opiniones de los demás.

Síntomas

Los rasgos de arrogancia y el Síndrome de Hubris aparecen después de la adquisición del poder.

Los síntomas del Síndrome de Hubris incluyen:

  •  Usar el poder para la glorificación propia.
  •  Un enfoque casi obsesivo en la imagen personal.
  •  Excesiva confianza en sí mismo, acompañada de desprecio por los consejos o críticas de los demás.
  •  Pérdida de contacto con la realidad.
  •  Habla como un “Elegido”.
  •  Acciones imprudentes e impulsivas.
  • Incompetencia arrogante donde el exceso de confianza suprema conduce a la falta de atención a los detalles.

Al investigar estos síntomas, Owen y Davidson notaron la superposición con otros trastornos de la personalidad, especialmente el trastorno narcisista de la personalidad (NPD). Siete de los síntomas también son síntomas de NPD, y 2 síntomas se comparten con el trastorno de personalidad antisocial (APD) y el trastorno de personalidad histriónica (HPD). Cinco de los síntomas: confundirse con la organización; usando el real “nosotros”; creyendo que un tribunal superior te reivindicará; inquietud, imprudencia e impulsividad; y una rectitud que ignora los aspectos prácticos o el costo, son exclusivos del Síndrome de Hubris.

Síndrome de Hubris en los negocios

El síndrome de arrogancia puede estar relacionado con una serie de enfermedades, desde el trastorno bipolar y el trastorno de ansiedad hasta el abuso de alcohol y drogas. Los líderes arrogantes negarán que son arrogantes, lo que impide el diagnóstico de los problemas. Sin embargo, en el mundo de los negocios, las juntas directivas e incluso los pares gerenciales deben permanecer atentos al comportamiento y las actitudes de los directores ejecutivos, e incluso de otros altos ejecutivos con centros de poder. Las enfermedades relacionadas, como el trastorno bipolar o el alcoholismo, pueden ser señales de alerta para el Síndrome de Hubris.

Como superar el Síndrome de Hubris

Ahora que hemos delineado las señales a tener en cuenta en nosotros y en nuestros equipos, el siguiente desafío es aprender a superarlas.

  • Fomentar la transparencia y la retroalimentación constructiva Es fundamental para cualquier empresa tener una visión clara y conocer sus objetivos desde el principio. De esta manera, podemos alinearnos fácilmente con los miembros del equipo sobre lo que queremos lograr.
  • Promover una cultura anti-arrogancia que fomente la apertura y la humildad Animar al equipo a respetar la diversidad y la opinión de los demás. Por todos los medios, dé la bienvenida al desacuerdo cuando se haga de manera constructiva y exprese la apertura de su organización a nuevas ideas a todos sus empleados para que sepan que su voz también importa.
  • Promover la diversidad en la sala de juntas Si bien puede parecer lógico tener personas con ideas afines en la Junta para brindar todo su apoyo al director ejecutivo, en realidad esto es contraproducente para la independencia de la Junta y puede promover la arrogancia.

La autoconfianza en los líderes es crucial para inspirar y liderar un equipo de gran talento. Pero el exceso de confianza, ignorar la retroalimentación y no permitir la disidencia constructiva son recetas que conducen a una toma de decisiones distorsionada.

Síndrome de Hubris ¿Puede la arrogancia ser un trastorno de la personalidad? Clic para tuitear
© 2022 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ Síndrome de Hubris ] Escuela de padres  @educa_aprende 
Comparte en tus redes sociales......
Share on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Un comentario de “Síndrome de Hubris ¿Puede la arrogancia ser un trastorno de la personalidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.