Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.358 suscriptores

Reconocer las altas capacidades

Las altas capacidades intelectuales suponen necesidades educativas especiales, pero en muchas ocasiones las altas capacidades pasan desapercibidas y las necesidades educativas no son atendidas y, como consecuencia, los niños y niñas con altas capacidades pueden bajar su rendimiento, e incluso presentar fracaso escolar, además de malestar emocional, baja autoestima y otras problemáticas asociadas. Reconocer las altas capacidades en el aula y en casa es fundamental para proporcionar la atención que necesitan estos niños y niñas y para dar respuesta a sus necesidades.

Las altas capacidades

En primer lugar vamos a aclarar el concepto de alta capacidad, ya que a menudo está ligado a controversia lo que puede dar lugar a errores en su reconocimiento.

  • Las altas capacidades implican superdotación, es decir un CI de 130 o más.
  • Pero las altas capacidades no son sólo un alto CI. Además implican precocidad en el desarrollo, es decir alcanzan metas del desarrollo antes de lo esperado en su edad, en este sentido podemos señalar ejemplos como: aprender a hablar, a leer o escribir, caminar, etc..
  • Pero además implican un talento especial y alta creatividad.
  • Las altas capacidades intelectuales suponen un desarrollo intelectual por encima de lo esperado, pero éste no tiene por qué ir acompañado de un desarrollo superior en otras áreas del desarrollo (físico, afectivo, emocional, etc…)

altas capacidades

¿Cómo son los niños y niñas con altas capacidades?

A continuación vamos a analizar las características del niño o niña con alta capacidad para, de este modo, poder facilitar su reconocimiento.

  • Son niños/as que destacan por sus habilidades intelectuales y de desarrollo. Normalmente han aprendido cosas antes que otros niños y niñas de su edad.
  • Sin embargo, son niños y niñas que a menudo no reflejan sus capacidades en sus notas. Suelen estar distraídos en clase y su rendimiento académico no siempre es bueno, pueden llegar a presentar fracaso escolar.
  • Son niños y niñas que con frecuencia pueden presentar cierto malestar emocional: inseguridad, baja autoestima, miedos, etc.

Reconocer las altas capacidades intelectuales

Como venimos señalando, es fundamental reconocer las altas capacidades intelectuales, así como ofrecer una atención adecuada y temprana. Sin embargo, no siempre es fácil reconocer las altas capacidades intelectuales, ya que se trata de unas características específicas que van más allá de ser inteligentes o tener algún talento y además con demasiada frecuencia estos niños o niñas pasan desapercibidos dada su desmotivación y bajo rendimiento. Veamos algunos consejos para reconocer las altas capacidades intelectuales

  • Lo primero que debemos considerar es que las notas o calificaciones académicas no son un indicador de las altas capacidades. Es decir, sacar buenas notas no implica altas capacidades, así como las altas capacidades no implican sacar buenas notas.
  • En segundo lugar debemos saber que el diagnóstico es un proceso que requiere diversas pruebas, observación y conocimientos, por lo tanto debemos contar con diferentes especialistas en conjunto, psicólogo, profesorado y familia han de colaborar con información para el reconocimiento.
  • ¿Cuándo podemos reconocer las altas capacidades? Cada niño o niña sigue su propio ritmo de desarrollo, es por ello que aunque en un primer momento observemos un desarrollo avanzado, no es determinante, ya que cambian mucho. El diagnostico se puede hacer a partir de los 6-7 años y confirmarse más adelante con nuevas pruebas, alrededor de los 11-12 años.
  • ¿Qué señales nos pueden hacer sospechar las altas capacidades?
    • Un desarrollo precoz.
    • En general va por delante de los niños o niñas de su edad.
    • Puede llegar a conclusiones y reconocer relaciones de causa efecto con facilidad.
    • Normalmente conoce muchos datos e informaciones, de cosas que simplemente ha visto o escuchado.
    • Pueden aburrirse en clase y portarse mal.
    • A veces pueden tener dificultades sociales, ya que son diferentes a los niños y niñas de su edad.
    • Normalmente les gusta relacionarse con niños y niñas mayores.
    • A veces pueden presentar miedos, ansiedad, baja autoestima, etc.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

 

2 comments...

  1. ROSSANA ROJAS RODRÍGUEZ 27 abril, 2016 a las 4:31 am

    Muy interesante su aporte y muchas gracias por compartir. Abrazos desde PERÚ

  2. Carlos 28 mayo, 2016 a las 9:53 pm

    Tengo un niño con TEA-AF, como ahora ha cambiado la nomenclatura se encuadra en TEA nivel 1. Antes sería un niño con síndrome de asperger. El caso es, que en el CAAT aseguran que presenta altas capacidades ( la descripción que has hecho coincide perfectamente con mi hijo), pero el pedagogo del colegio no lo comparte. Aunque es cierto que la falta de habilidades sociales es por ser TEA. ¿ cómo se puede diferenciar, ya que las características del TEA y de las AC son casi idénticas?. Gracias, buen aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>