El pudor en los niños

Todos los niños y niñas alcanzan un momento del desarrollo en el que empiezan a sentir pudor. Esconden partes de su cuerpo y buscan intimidad para cambiarse, para ir al baño, etc… Pasan de una etapa en la que parecen no tener ningún pudor a repetir con frecuencia “Mamá no mires”. El pudor en los niños y niñas es algo natural, sin embargo, en ocasiones no sabemos cómo tratar esta actitud de nuestros niños y niñas.


El pudor en los niños y niñas

El pudor es una reacción natural. Cada niño es diferente y no todos reaccionan igual, unos serán más pudorosos que otros.

El pudor en los niños y niñas surge como consecuencia de su desarrollo evolutivo normal. En torno a los 3 años de edad, nuestros niños y niñas toman consciencia de sí mismos. En esta etapa toman conciencia de cómo son, de su cuerpo y de cómo les ven los demás. A partir de ahora ya se identifican como un yo y ya tienen conciencia de su identidad. Es por ello que surge el pudor.

¿Es normal que sientan pudor?

El pudor por lo tanto es algo normal y natural, además es positivo (siempre y cuando no sea excesivo), ya que el niño o niña demuestra la toma de conciencia de su propio cuerpo y del control sobre el mismo y sus impulsos. Qué el niño sienta pudor es normal y es más nos indica que es capaz de poner límites sobre su propio cuerpo.


¿Cómo podemos reaccionar ante el pudor?

  • La labor de familias y educadores es ofrecer una educación sexual sana. En este sentido cada familia tendrá sus propias ideas, lo importante es favorecer que el niño o niña se sienta a gusto con su cuerpo, hacerle comprender que el control de su cuerpo es cosa de ellos y que ellos pueden y deben poner límites ante las situaciones en las que no se sientan cómodos.
  • Es importante tratar el pudor con naturalidad y respetar al niño o niña. Debemos procurar un nivel adecuado, ni un pudor excesivo, ni la ausencia del mismo. Para ello algunas pautas generales pueden ser: darles intimidad para ir al baño solos, no forzarles a que no sean pudorosos con nosotros, tampoco forzarles a serlo demasiado.
  • Ante los desconocidos o personas con las que el niño o niña tenga menos confianza debemos respetar su deseo de intimidad. Aunque el cuerpo del niño o niña no sea como el del adulto, es normal que le de apuro desvestirse delante de otras personas o cambiarse de bañador en la playa, etc.
  • Ten en cuenta una regla muy sencilla y muy lógica. Piensa en esas situaciones en las que tú también puedes experimentar pudor y piensa que el niña aunque tenga cuerpo de niño/a se sentirá igual. Es normal tener pudor para ciertas cosas o con ciertas personas.
  • Entiende que el niño necesita su intimidad, que es bueno para su desarrollo y le ayuda a formar su identidad.
  • Educa con tu ejemplo. Los niños y niñas tenderán a reaccionar con el mismo recato o pudor que sus figuras más cercanas.
  • Si ves que la reacción es demasiado exagerada, o la situación no es necesariamente una situación en la que deba sentir pudor, consulta con un especialista.

© 2019 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ El pudor en los niños y niñas ] Escuela de padres por Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga @educa_aprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies