¿Qué podemos hacer cuando el niñ@ duerme mal?

Algunos niños y niñas tienen dificultades para dormir, puede ser que les cueste conciliar el sueño, que tengan miedos o que se despierten continuamente por la noche. Dormir bien es esencial para todas las personas y en especial para los niños y niñas, ya que están inmersos en pleno proceso de desarrollo, de maduración, crecimiento y aprendizaje. Dormir bien contribuye a un desarrollo sano y a una buena salud física y psíquica.

¿Por qué es importante dormir bien?

Dormir bien es esencial para todos y en especial para los niños y niñas. Dormir supone un descanso necesario para el cuerpo y la mente. Dormir supone el descanso necesario para reponernos de la actividad diaria, al dormir damos un descanso al cuerpo, nuestras funciones fisiológicas se regulan, y nuestra mente organiza la información que le ha llegado durante el día. El descanso va a impulsar el buen funcionamiento físico y mental.

duerme mal

¿Qué ocurre cuando los niñ@s no duermen bien?

Cuando un niño no duerme bien, tiene consecuencias negativas

  • Está cansado durante el día, lo que interfiere en su actividad diaria.
  • Puede tener problemas de concentración y de atención.
  • Sus funciones fisiológicas no están bien reguladas.
  • Físicamente no rinde bien, ni tampoco psíquicamente.
  • Mentalmente están cansados.
  • También emocionalmente: están irritados y de mal humor.

 

¿Por qué algunos niños y niñas no duermen bien?

Las razones por las que un niño o niña no duerme bien, pueden ser muy variadas

  • Miedos asociados a la oscuridad, a estar solo, etc.
  • Otro tipo de miedos.
  • Excesivas preocupaciones.
  • Problemas y malestar emocional.
  • Una escasa o nula higiene del sueño, ausencia de hábito o rutina de sueño.
  • Factores externos: Temperatura, ruidos, etc.

¿Qué podemos hacer cuando el niñ@ duerme mal?

Es muy importante ayudar a los niños y niñas a dormir bien. Para ello podemos seguir algunas sencillas pautas.

  • Establece una higiene del sueño. Se trata de establecer rutinas o hábitos relacionados con la conducta de dormir. Para ello algunas cosas que podemos hacer: respetar los horarios, hacer ciertas actividades, seguir una rutina asociada a irnos a dormir (como el baño, cuento, etc.), que sean actividades relajantes.
  • Analiza las posibles causas. Si se trata de un problema o malestar emocional debemos intervenir sobre el mismo para mejorar el sueño.
  • Ayúdale a gestionar sus preocupaciones y a no dejarse llevar por ellas. Se trata de ayudarle a cambiar poco a poco sus pensamientos. Analiza cuáles son sus preocupaciones y ayúdale a desmontarlas.
  • Vigila las condiciones ambientales. Evita ruidos en el ambiente y procura que este sea tranquilo y tenga una temperatura adecuada.
  • Procura que durante el día no descanse demasiado. Si descansa demasiado durante el día esto puede interferir en su sueño nocturno.
  • Trabaja los posibles miedos. Trátalo con naturalidad, no le quites importancia a sus miedos y explícale porque no debe tener miedo.
  • Enséñale técnicas de relajación que les puedan ayudar a alcanzar las condiciones necesarias para conciliar el sueño con facilidad. Algunas ideas para ello puede ser la respiración, contar, tensar y destensar el cuerpo, imaginarnos algo agradable, etc.
  • Cuando se despierten tensos procura mantener la calma, recuerda que si respondes con tensión le generas más tensión al niño o niña.
  • Si el problema es demasiado grave o persistente, consulta con un

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies