¿Por qué no debemos mentir a los niños?

¿Por qué no debemos mentir a los niños?

A veces tenemos una tendencia de mentir a los niños y niñas, a menudo son mentirijillas piadosas para evitar hablar de ciertos temas, como la muerte o el sexo; otras veces son mentiras para evitar que sufran y adornarles algún acontecimiento adverso; otras veces simplemente les mentimos para convencerles de algo, o evitar que hagan algo. Puede que estas mentiras sean, al menos aparentemente, efectivas, pero a la larga pueden tener consecuencias negativas.

Las mentiras en los niños y niñas

Mentir es una conducta que forma parte del repertorio de las personas, todos en algún momento hemos dicho alguna mentira, más o menos importante. Las mentiras nos sirven para evitar consecuencias negativas o como aparente cobertura psicológica a algún problema. Pero cuando mentimos solo desviamos la atención del conflicto o problema y no lo solucionamos. Y si se trata de mentiras esporádicas, aunque no sean aconsejables, no tiene más importancia, pero cuando las mentiras se generalizan podemos tener un problema importante, con graves consecuencias. Es importante educar a nuestros niños y niñas para que eviten las mentiras, y que no desarrollen esa conducta como parte habitual de su repertorio, y uno de los pasos más importantes para lograrlo es evitar mentir a los niños y niñas, ya que educamos más con nuestro ejemplo que con lo que les decimos.

Por qué no debemos mentir a los niños

¿Qué ocurre cuando mentimos a los niños y niñas?

Cuando mentimos a los niños y niñas, no lo hacemos con malas intenciones o pretendiendo causarles un perjuicio, sin embargo cuando les mentimos tenemos consecuencias negativas:

  • Por un lado al no contarles la verdad sobre ciertas realidades, les ayudamos a crear una visión distorsionada de la realidad, a veces algo fantástica, que puede chocar con otra información que reciben.
  • Por otro lado les enseñamos que mentir es aceptable en ciertas ocasiones, les mostramos que la mentira puede ser utilizada y que nosotros la utilizamos. Es decir, en cierto modo al mentirles, les estamos enseñando a mentir.
  • Además, si les mentimos los niños y niñas poco a poco pierden al confianza en nosotros y dejaran de contarnos cosas, de preguntarnos sus dudas, etc.

No debemos mentir a los niñ@s, ya que al hacerlo les confundimos, estropeamos la confianza y la comunicación y les enseñamos a mentir.

Pautas para hablar con los niños/as sin mentirles

A veces, según qué temas o situaciones puede ser complicado hablar con los niños y  niñas y explicarles ciertas cosas sin recurrir a las mentiras. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

  • Diles la verdad, pero ajustada a su edad y nivel de desarrollo. Es decir, cuando nos preguntan sobre la muerte, sexo u otros temas complicados. Debemos decirles la verdad con un vocabulario adaptado a su edad.
  • Cuando nos cueste hablar de algún tema, en lugar de mentirles, podemos decirles luego te lo explico y prepararnos para hablar con ellos.
  • Habla siempre con naturalidad y confianza, contribuye a crear un clima positivo.
  • Si la verdad puede dañarles, busca un buen momento para hablar con ellos. Las adversidades ocurren, y ocultárselas es contraproducente, nuestra labor es apoyarles y enseñarles cómo enfrentarse a los acontecimientos negativos. Busca el mejor momento, y habla con ellos con naturalidad, escucha sus emociones y transmite las tuyas.
  • Es preferible decirles, ahora no quiero hablar de eso, antes que mentirles.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies