Niños consentidos: ¿Qué es lo que no debemos consentirles?

Comparte en tus redes sociales......
Share on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Cuando tenemos que educar a un niño o niña, muchas veces nos puede costar encontrar el equilibrio entre la firmeza y la permisión. Es frecuente no saber hasta dónde podemos consentirles y dónde tenemos que ponerles los límites. Por eso, con demasiada frecuencia nos encontramos en posiciones difíciles que afectan a la educación de nuestros niños y niñas.

A veces nos mantenemos firmes, otras veces, en ocasiones un rato después, nos sentimos culpables y les consentimos, todo esto da lugar a un patrón variable y desigual que tiene consecuencias tanto en el comportamiento actual del niño o niña, como en el desarrollo de futuros patrones desadaptativos.

Por lo tanto es fundamental prestar atención a nuestro modo de educar, de consentirles o no consentirles, para poco a poco comenzar a seguir patrones constantes, iguales y firmes pero basados en el cariño.


El equilibrio entre consentir y no consentir

A veces puede ser complicado llegar al equilibrio, pero debemos tener muy claro que dicho equilibrio es necesario, porque tiene importantes beneficios para la educación del niño o niña:

  • ¿Por qué son buenos los límites? Los límites le sirven para saber lo que puede hacer y lo que no puede hacer. Ellos y ellas no saben lo que esperamos que hagan.
  • ¿Qué pasa si no ponemos límites? Cuando no ponemos límites los niños y niñas crecen sin normas claras y no son capaces de respetar a los demás, ni de comprender el sentido de cierta disciplina o hábitos para hacer las cosas. Serán adultos inseguros sin saber lo que se espera de ellos en cada momento, con muchas dudas.
  • ¿Y qué pasa si los límites son demasiados? Unos límites demasiado firmes o estrictos, o generalizados a casi todo no dejan espacio para el desarrollo de la autonomía, la confianza. También crecerán inseguros, incapaces de tomar decisiones, dudando por todo y sin confianza en sí mismos.
  • ¿Qué pasa cuando somos ambivalentes a la hora de poner límites? Esto ocurre cuando ponemos los límites dependiendo del momento y de la situación, o de la persona. En este caso los niños y niñas crecerán inseguros también y temerosos. Es muy probable que se desarrollen las consecuencias anteriores.
  • El equilibrio. Si logramos el equilibrio conseguiremos que tengan algunos límites y a su vez espacio para el desarrollo y la exploración. Se trata de dejar claras algunas pautas, pero permitirles ser.

Trucos para encontrar el equilibrio

  • Elabora una lista de las cosas que no les podemos consentir (es bueno que hagamos esta lista con ellos y ellas, ya que de este modo se implicarán más con los límites). En esta lista podemos meter cosas como:
    • Insultas a los demás.
    • Pegar, empujar o pisar a otros.
    • Gritar.
    • Tirar comida u objetos.
    • Etc.
  • Elaboraremos también una lista con cosas que les podemos consentir, (esta lista servirá para nosotros, no para el niño o niña, para tenerla en cuenta en los momentos de duda), podemos incluir cosas como por ejemplo:
    • Elegir sus cosas: ropa, juguetes, etc.
    • Tomar sus pequeñas decisiones.
    • Tener su espacio.
    • Etc.
  • Es importante que todos los adultos implicados en la educación del niño o niña en concreto tengan presente las cosas que les vamos a consentir y las que no y que todos sigamos estas normas.
© 2019 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ Niños consentidos: ¿Qué es lo que no debemos consentirles? ] Escuela de padres por Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga @educa_aprende
Comparte en tus redes sociales......
Share on Facebook
Facebook
0Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *