Niños con retraso madurativo, ¿cómo podemos ayudarlos?

Niños con retraso madurativo

La maternidad es algo complicado. Si bien nos encontramos ante uno de los estados más sorprendentes de una persona, lo cierto es que también resulta complejo, una experiencia completamente desconocida pero con la que nos sentimos realizadas. Sin embargo, cuando existe algún desorden en el desarrollo, todo resulta más difícil.

Los niños con retraso madurativo, necesitan una educación especial, un seguimiento más ordenado y equilibrado. Esto, que en un principio puede resultar algo grande, se consigue con ayuda profesional, con pequeños pasos que hagan que tu hijo se sienta cada vez mejor, que esté en iguales condiciones que el resto. ¿Te animas?


Un niño con retraso madurativo es alguien que no se desarrolla o actúa a la misma velocidad que los pequeños de su edad. Ante esto, conocer cuáles son las posibilidades que tenemos es algo que nos hará el trabajo mucho más ameno, aquello que nos orientará sobre qué es lo que debemos hacer.

Teniendo en cuenta que a veces estamos ante algo transitorio pero que en otras ocasiones puede derivar en trastornos más graves, compensa saber cómo actuar, cuáles son las formas efectivas de hacer que todo vaya mejor. A continuación, para que lo veas todo con mayor claridad, te dejamos con una serie de puntos a valorar:

Potenciar el juego

Jugar es una acción muy positiva para los niños. Desde muy pequeños vemos cómo se emocionan con las formas, los colores y atienden al movimiento pero, ante el retraso madurativo, quizás tengamos que ser nosotros los que hagamos hincapié con la fórmula para ganar el estímulo. ¿Te animas a ponerte el reto?

Mostrar con imágenes

A razón de que estamos ante niños que no se desarrollan a la misma velocidad que el resto, las instrucciones de voz pueden ser un verdadero problema. Ante esto, el poder de la imagen lo es todo así que, si tiene la oportunidad, ponga números o fotografías legibles con las que se pueda orientar por la casa, con las que sepa que hay una orden a la que atender dada por los mayores.

Mantener el contacto

La atención temprana de estos pequeños es una necesidad para que su desarrollo sea efectivo. Desde centros Anda CONMIGO, nos resaltan la importancia de acudir a un especialista en terapias infantiles, personas que ya cuentan con una experiencia real para que tu hijo encuentre la calma, se sepa relacionar con el mundo que le rodea y evitar así problemas posteriores.

Mantener el contacto con el equipo hace que tú también puedas disfrutar del tiempo que le dedicas al pequeño, que sepas cómo manejar una situación de estrés y lograr que todo sea un poco más sencillo. Esto, que no es una tarea fácil, se logra con paciencia, dedicación y apoyada en las manos correctas.


Los niños con retraso madurativo son personas que se relacionan con el medio de una forma muy diferente a la que conocemos, que atienden al juego de una manera especial y que, al igual que el resto, pueden encontrar la felicidad en las cosas más simples. ¿Te vas a quedar sin ver todo lo que estás por descubrir con él?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *