¿Qué se esconde tras el mal comportamiento de un niño?

Son muchas las ocasiones en las que ante el mal comportamiento de los niños y niñas nos encontramos sin saber qué hacer. Por más que lo intentamos las conductas inapropiadas no cesan y se convierten en un problema que no sabemos  solucionar.

Los malos comportamientos de los niños y niñas se pueden convertir en un problema que cause malestar familiar. Es imprescindible que los padres, madres y educadores conozcamos las causas de ese comportamiento, que entendamos cómo se sienten los niños y niñas y sepamos porque se portan así, para poder actuar y solucionar el comportamiento inadecuado de una manera constructiva.

Mal comportamiento

¿POR QUÉ LOS NIÑOS Y NIÑAS SE COMPORTAN MAL?

Es importante saber que los pequeños, al igual que los adultos, tienen unas necesidades emocionales que les hacen en ocasiones sentirse mal. Es por ello que buscan alguna solución para evitar este malestar y cubrir su necesidad. En muchas ocasiones al no tener estrategias para evitar su malestar, la única solución que encuentran es un mal comportamiento.

¿Qué necesidades les llevan a esa conducta?

  • Necesidad de ser considerado, de que los adultos se den cuenta de que el niño/a  está ahí. Esto les lleva a buscar atención y para ello hacen lo que haga falta.  Prefieren ser considerados con una regañina que no serlo, al menos notan que para el adulto son alguien.
  • Necesidad de que algún dolor cese. Este dolor puede ser producido por una falta de atención, por una palabra contra su persona, algún acontecimiento desagradable, etc. En estos casos suelen buscar la venganza, para que cese ese dolor, “si tú te sientes mal, sabrás como me siento yo”.
  • Necesidad de reafirmar su propio yo. El niño/a desarrolla su personalidad y se va convirtiendo en un yo independiente. En estas ocasiones el niño/a desobedece solo para demostrarse a sí mismo que la decisión es suya.

 ¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE EL MAL COMORTAMIENTO?

10 Consejos para Manejar el Mal Comportamiento

  1. Conoce la causa de ese mal comportamiento y actúa sobre ella. Si necesita ser considerado dale atención. Si necesita mitigar el dolor ayúdale a ello. Si necesita reafirmar su propio yo, dale autonomía para que lo haga.
  2. Evita los castigos y no pierdas los nervios, pues con ellos el niño/a: por un lado recibe atención, por otro refuerzas con tu ejemplo conductas inapropiadas.
  3. Establece normas claras, es bueno hacer las normas en colaboración con el niño/a, para que aprenda que son un consenso y no una imposición. Díselas al niño/a, anótalas donde pueda verlas. Y cumple esas normas.
  4. Utiliza el refuerzo positivo cuando el niño/a haga la conducta deseada. En ocasiones cuando el niño/a se comporta bien, no le hacemos caso.
  5. Debemos dejar de prestarle atención cuando se porte mal y darle atención cuando su conducta sea la adecuada. Cuando el niño/a no consiga solventar su necesidad o malestar emocional con una mala conducta, sólo tiene una opción darse por vencido.
  6. Muéstrale alternativas de acción para reducir su malestar que sean más productivas.
  7. Enséñale a conocer y expresar sus emociones. Si les enseñamos a conocer y expresar su malestar, sabrán reconocerlo y podrán aplicar las alternativas que conozcan.
  8. Ten paciencia, muestra cariño y comprensión.
  9. Cuando te enfades mantén la calma y critica la conducta y no al niño/a.
  10. Las normas y reglas deben ser compartidas y aplicadas por todos los adultos que eduquen al niño y/o niña.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346