Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.356 suscriptores

La buena madre es imperfecta

La buena madre es imperfecta: La Importancia del bienestar de la madre en la felicidad de los hijos

Ser madre es una experiencia fascinante y maravillosa, pero no siempre es fácil. Ser madre implica educar, cuidar, criar, reñir, escuchar, consolar, dejarles solos, etc. Ser madre es una tarea multifacética, que nos enriquece pero a veces puede llegar a desbordarnos.

La experiencia de ser madre puede resultar agotadora, el amor incondicional hacía los hijos provoca una preocupación excesiva por ser madres perfectas y esto no siempre es posible. Las madres perfectas, son madres imperfectas. La buena madre es imperfecta.

La buena madre es imperfecta.

En muchas ocasiones las madres se preocupan por ser perfectas, por dar a sus hijos todo lo que necesitan, por atender a sus necesidades ante todo, da igual el momento del día, no importan otras tareas, u otras necesidades, nuestros hijos son lo primero.

Es fundamental atender las necesidades de los niños, pero no debemos olvidar atender las propias necesidades. Nadie puede ser perfecto y cuando se trata de educar y criar a un niño, son muchas las exigencias a las que nos enfrentamos.

madre imperfecta

Intentar ser una madre perfecta en la sociedad moderna, es más que complicado. Las madres se encargan de atender a sus hijos, organizar una casa, tener éxito laboral, mantener una vida social, mantenerse atractivas, formadas, etc…. Todos estos objetivos se convierten en una tarea imposible y, desgraciadamente suele dejarse a un lado algo muy importante, la preocupación por el bienestar emocional.

Nadie puede ser perfecto y las madres tampoco. Ser una buena implica asumir esto y ser madres perfectas imperfectas. Lo más importante para la felicidad de los hijos es el bienestar de sus figuras cercanas. El bienestar de la madre tiene una influencia directa en el bienestar de los hijos.

La importancia del bienestar de la madre en el bienestar de los hijos

Ser una madre perfecta, es una tarea que puede, y suele repercutir negativamente en el bienestar de la madre. El estado emocional de las figuras cercanas a los niños, de aquellas personas que se encargan de su cuidado, educación y crianza, afecta al bienestar de los niños.

A veces, nos preocupamos tanto por educar y cuidar a los hijos que nos olvidamos de atender sus verdaderas necesidades. Nuestro bienestar es fundamental para atender a las necesidades emocionales y afectivas de los niños.

Los niños no necesitan madres perfectas, los niños necesitan madres que les atiendan, que puedan demostrarles su cariño y que les transmitan alegría, felicidad y calma.

 

Consejos para ser una buena madre imperfecta

  1. Preocúpate por tu bienestar y por el bienestar de tus hijos.
  2. Dedícate tiempo para ti, es bueno para tu bienestar tener un rato a la semana para ti misma.
  3. Emplea la risa y las emociones positivas para relacionarte con tus hijos.
  4. No seas tan exigente contigo misma, entiende que a veces las cosas no tienen por qué salir todas perfectas.
  5. Muestra siempre tu cariño a tus hijos.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>