Los Objetos Afectivos del bebé

Durante los primeros meses y años de vida, es habitual que los niños y niñas se encariñen con algún objeto especial (un peluche, una mantita, el chupete,…). Este objeto se convierte crucial en determinados momentos proporcionándoles un consuelo insuperable. Muchos padres y madres saben lo que significa no encontrar este objeto en los momentos de llantos, miedos, sueño, etc.

Los Objetos Afectivos.

Los objetos afectivos, con los que el bebé crea un vínculo especial, son fundamentales para su desarrollo. La mayoría de los pequeños tienen un objeto afectivo durante la etapa que comprende desde los 8 meses a los 3 años de edad aproximadamente.

Este objeto no es el más bonito, ni el más caro, pero es demandado por el niño/a a la hora de la comida, cuando está enfadado, para dormir, etc. La presencia de este objeto calma al bebé, mejor que ninguna otra cosa. Suele tener un nombre propio con el que el niño/a se refiere a él.

No debemos alarmarnos por este apego y esta dependencia hacía el objeto afectivo, ya que es normal y necesario para el desarrollo del niño/a y cumple importantes funciones.

bebe muñecos

Funciones del Objeto Afectivo

  • Le da seguridad al niño/a. El objeto es lo conocido, lo que puede controlar. En un mundo que cambia constantemente a sus ojos, donde aún tiene que descubrir casi todo. Tener un objeto permanente que le sirva de referencia le aporta una seguridad inimaginable.
  • Es empleado por el niño/a para expresar su alegría y también su frustración.
  • Son llamados también objetos de transición, porque llegado el momento facilitan el paso de lo conocido (mamá y papá, casa, etc. ) a lo desconocido (profes, guardería, etc.). El objeto le proporciona compañía y confianza, el niño/a no está del todo solo en su compañía.
  • El Objeto Afectivo ayuda al niño/a atomar consciencia de sí mismo y a separarse de sus figuras de apego. Para separar la dependencia de estas figuras, necesita apoyarse en el objeto como símbolo de apego.
  • También es llamado objeto de Consuelo, ya que aporta consuelo al niño/a en sus momentos difíciles, ante el enfado o la frustración.

El vínculo con el Objeto Afectivo

El objeto afectivo se convierte en una “figura de apego” para el bebé. El niño/a crea un vínculo afectivo con el objeto que le proporciona seguridad y le servirá de transición en su camino a la independencia. ¿Por qué este lazo es tan importante y necesario?

  • El vínculo del bebé con el objeto, se sustenta en la capacidad de controlar la presencia o ausencia del objeto por parte del bebé. Los niños y niñas tienen sus figuras de apego, pero no pueden controlar estas a su disposición, por eso tener un objeto que les proporcione esa seguridad y que ellos puedan controlar es imprescindible.
  • El objeto recuerda al bebé a la madre, la familia y el hogar.
  • Su tacto y olor es característico y al bebé le relaja, porque es el olor de lo conocido.
  • Cobra un papel importante en el desarrollo afectivo del niño/a. El objeto y la creación del vínculo con el objeto, es el primer paso para desarrollar la capacidad de establecer vínculos con algo exterior a su persona.

Cómo debemos actuar frente al objeto de apego

  1. Comprende que es normal, le proporciona una seguridad como la que podemos sentir de adultos al sentirnos en casa.
  2. Facilítale el objeto y no temas por si interfiere en su desarrollo.
  3. No supone ningún problema para su relación con otros niños y niñas.
  4. Cuando llegue el momento (cuando el objeto deja de ser necesario) seguiremos unas pautas, para separar al pequeño poco a poco de manera gradual de su objeto de apego.
  5. No tienes quitarle el objeto de forma drástica y dramática. Tampoco le ridiculices o te burles de él/ella por tener un objeto afectivo.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346