Las decepciones en los niños

Las decepciones en los niños

La decepción es un sentimiento negativo que forma parte del repertorio habitual de las personas, y que si no se gestiona de manera adecuada puede tener graves consecuencias. Desde la infancia nos enfrentaremos a diversas decepciones es fundamental desarrollar estrategias para afrontarlas de manera adecuada. Las decepciones en los niños pueden tener importantes consecuencias negativas en su bienestar actual y futuro.

La decepción

La decepción es un sentimiento de insatisfacción y pesar que aparece cuando no se cumplen las expectativas que una persona ha puesto en algo o alguien. La decepción es fruto de la unión de dos emociones primarias: la sorpresa y la pena. Cuando la decepción perdura se puede transformar en frustración y si continua en depresión. La decepción es una insatisfacción provoca por algo externo y es fuente de estrés psicológico.

La decepción en los niños y niñas

La decepción es un sentimiento natural. Los niños y niñas tendrán que enfrentarse a diversas decepciones (tener el columpio del parque ocupado, que su amiguito no comparta los juguetes, etc.), de mayor y menor intensidad, como parte normal y sana de su desarrollo. Estas primeras decepciones, les van a permitir desarrollar estrategias de afrontamiento para futuras decepciones en su vida adulta.

No se trata de decepcionar a los niños o de exponerlos continuamente a la decepción, pero sí de permitir que se enfrenten a sus decepciones diarias y de este modo sean capaces de comprender las sensaciones, de identificarlas y de desarrollar estrategias para manejarla.

Las decepciones en los niños

Consecuencias de no desarrollar el manejo de las decepciones

Cuando los niños y niñas no desarrollan estrategias para afrontar y manejar las decepciones, al contrario de lo que podamos pensar, crecerán vulnerables y ante las decepciones de la vida se sentirán rendidos y experimentaran un gran malestar que puede llevarles a problemas más graves como la depresión.

Cómo enseñar a los niños a afrontar la decepción

  • Trabaja sus expectativas, para ello explícales que las cosas no siempre son como queremos.
  • Explícales que cuando las cosas no son como queremos nos sentimos mal y enséñales que eso es la decepción. Puedes ponerles ejemplos (cuando esperamos que alguien nos invite a su cumpleaños y no lo hace, cuando no nos dejan un juguete, o esperamos aprobar un examen y no lo aprobamos, etc. ), también puedes poner ejemplos de cuando tú mismo te sientes decepcionado, de este modo aprenderán a identificar el sentimiento.
  • El siguiente paso consiste en ayudarles a aceptar la decepción. Para ello explícale que es algo normal, que en esas situaciones a todos nos pasa. Pero que esa sensación pasará.
  • Ayúdales a no centrarse en la expectativa no cumplida que ha dado lugar a la decepción, para ello ofréceles alternativas y si es posible ayudales a ver el lado positivo.
  • Cuidado con dramatizar el valor negativo de la situación que ha provocado la decepción. Es importante que el niño/a no se centre excesivamente en su decepción y que comience a centrarse en la búsqueda de alternativas.
  • Refuérzale cuando acepte de manera adecuada una decepción.
  • Si la decepción desencadena en una pataleta, no refuerces, retira la atención.
  • Educa con tu ejemplo y gestiona tus decepciones delante de los niños y niñas.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies