La mamitis del bebé

A menudo los bebés muestran lo que comúnmente se conoce como mamitis y que podríamos definir como una tendencia a solicitar la presencia, cuidados y mimos de la madre. ¿Habéis observado que vuestro bebé llora cada vez que se aleja su madre, qué prefiere que se ocupe de él su madre para darle de comer, dormir, cambiarle, etc. y se queja cuando lo hace otra persona,….? Se trata de lo que conocemos como la mamitis del bebé.

La mamitis del bebé

La preferencia por los cuidados maternos que suelen presentar muchos bebés, es el resultado de un fuerte y natural apego hacía la madre. Los bebés desde el momento del nacimiento comienzan su desarrollo y, entre otras facetas del mismo, completaran su desarrollo afectivo. En este sentido aquellas figuras más cercanas al bebé cobran un papel protagonista, son las figuras de apego.

El apego del bebé hacía las figuras más cercanas es algo lógico y natural e incluso sano. El bebé es un ser completamente dependiente, que necesita de los cuidados y atenciones de otras personas para sobrevivir. De alguna manera inconsciente el bebé lo sabe y establece un vínculo de apego que se basa en la necesidad de la otra persona.

En un primer momento la necesidad se basa en aquellos aspectos clave para la supervivencia como alimentación, cuidados, sueño, etc. Poco a poco se establece una necesidad afectiva conocida como apego.

 

¿Por qué suele crearse este vínculo con la madre?

La madre tiene un papel clave durante los primeros meses de vida. La madre ha llevado dentro al feto en desarrollo, y éste al nacer reconoce los olores y sonidos maternos. Es algo instintivo, para que la cría reconozca a su madre, en un primer momento el bebé reconoce a su madre y tiende a reclamar sus cuidados ya que tiene la seguridad instintiva de recibirlos. Más adelante la figura de apego puede recaer sobre otro adulto cercano como el padre, o sobre ambos. Pero en la mayoría de los casos la madre continua con este papel protagonista por causas biológicas, la principal vía de alimentación del bebé durante las primeras semanas es la leche materna y esto además de cubrir una de sus necesidades básicas, supone establecer un vínculo muy estrecho entre ambos.

La mamitis del bebé

¿Por qué el bebé prefiere a su figura de apego?

El bebé prefiere los cuidados y atenciones de aquella persona con la que establece el vínculo de apego, porque es ésta figura la que le aporta seguridad de ser atendido. El bebé, en cambio, llora y muestra ansiedad cuando se separa de la figura de apego porque pierde la seguridad de ser atendido y de cubrir sus necesidades básicas.

La mamitis y las claves de un apego seguro

La mamitis del bebé, es por lo tanto algo natural y no tiene por qué ser nada malo, al contrario es señal de un desarrollo sano. Sin embargo debemos prestar atención al tipo de apego que se desarrolla en estos primeros momentos y procurar que sea un apego seguro, ya que va a determinar los futuros vínculos y relaciones del bebé en su vida adulta. El desarrollo de un apego seguro en estos primeros momentos supone la seguridad de relaciones sanas, estables y seguras en un futuro.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346