Cuatro razones por las que estudiar idiomas en el extranjero es mejor

idiomas en el extranjero

Durante 2018, España fue el tercer país que más estudiantes envió al extranjero en Europa como parte del programa Erasmus, y también el país que más recibió a lo largo del año. Una realidad que demuestra dos cosas: la primera, que viajar y estudiar fuera es cada vez más fácil; la segunda, que los estudiantes cada vez tienen menos miedo a entrar en contacto con otras culturas y pasar largos periodos de tiempo fuera de su país natal.

Más de 40.000 fueron los estudiantes que se acogieron a dicho programa para llevar al país a esa tercera posición en cuanto a “emigración estudiantil” según los datos recogidos por la Comisión Europea. Cifras bastante limitadas en cuanto a contexto, dado que el Erasmus es un programa aplicado solamente dentro del ámbito universitario, y la realidad de los estudios en el extranjero es mucho más amplia. De hecho, solo hay que ver que algunas agencias como Where-What se especializan en ofrecer esta posibilidad prácticamente en todos los niveles de la educación.

La realidad, a nivel general, es que la intención de estudiar en países vecinos durante unos meses, años o cursos al completo es algo que está creciendo paulatinamente. El principal artífice de esto es la motivación por dominar los idiomas, y es que dicen que no hay mejor forma de aprender una lengua que “bañándose” por completo en ella y en su cultura. Pero, ¿hasta qué punto es eso cierto?, ¿qué ventajas reales ofrece estudiar idiomas en el extranjero?


Ventajas de estudiar idiomas en el extranjero

Hay muchos estudiantes que van y vienen entre diferentes países para aprender nuevos idiomas. Dicen que esta es la mejor forma de hacerlo, de hecho, y no vamos a llevar la contraria a esta afirmación tan extendida. Es más, la vamos a reforzar por completo. Para ello, vamos a señalar las principales ventajas que tiene estudiar una lengua extranjera en un país extranjero.

Metodologías diferentes

Al acercarse a otros países para estudiar, es más probable que se descubran otras metodologías de estudio que sean incluso más eficaces. Algunos centros del Reino Unido, sin ir más lejos, fomentan el potencial de aprender inglés a través del juego o utilizando más sistemas informáticos y nuevas tecnologías. Lo mejor de esto es que, además de descubrir otra forma de aprender, se siguen mecanismos que pueden hacer que la enseñanza y el aprendizaje sean mucho más eficientes.

¿Resultado? Un mayor conocimiento del idioma a través de sistemas más originales. Es un punto a favor bastante potente, aunque no es precisamente el único que vamos a ver aquí. De hecho, los hay que tienen tanto o más peso que este cuando pensamos en aprender lenguas extranjeras.


Inmersión total en la lengua

La gran ventaja de estudiar una lengua extranjera en un país extranjero es que puedes sumergirte de lleno en ella. Aunque es habitual que el estudiante se rodee de personas de su mismo país y su misma habla para tener las cosas un poco más fácil a la hora de comunicarse, el día a día transcurrirá en su casi totalidad en el idioma que se quiere estudiar. Y eso es algo que obliga por completo a aprenderlo.

De hecho, acaba provocando un cambio total en la mentalidad, hasta el punto de que la persona llega a pensar y hasta a soñar en esa lengua. Es el resultado de la inmersión, y es lo que lleva por el buen camino para dominar la lengua que se quiere estudiar.

Influencias culturales

Cuando se viaja a otro país, es muy habitual toparse con personas de diferentes culturas, sobre todo en programas de intercambio o centros que los fomentan. Esto, en relación con el estudio de otras lenguas es bastante positivo por varias razones. La primera es que ayuda al estudiante a tener una mentalidad mucho más abierta, la segunda es que permite entender todavía mejor el idioma al ver cómo es la cultura que la rodea. Hay más razones, por supuesto, pero esas son las más destacables.

Huelga decir que ese carácter cosmopolita que se suele ver en otros países ayuda mucho al enriquecimiento personal, por lo que no solo mejora el dominio de la lengua, sino también a la propia persona.

Acercamiento a más idiomas

El último punto a favor de estudiar idiomas en el extranjero que vamos a tratar es uno que seguramente interesa a aquellos que quieren ampliar todavía más sus conocimientos idiomáticos. Estar en otra nación, en un centro donde se acoge a estudiantes de otras naciones, no solo hace que se propicien diferentes cruces de culturas, también hacen que fluyan idiomas diferentes en un mismo lugar.

Es decir, gracias a esto, el estudiante no solo puede dominar la lengua que ha ido a estudiar, sino que también tiene la posibilidad de comenzar a aprender otras tantas de otros estudiantes. El acercamiento a los demás y el afán por saber pueden ayudar mucho en este sentido, y es algo realmente interesante para quienes quieran ser verdaderos políglotas.

Todo esto, y otras muchas razones que nos dejaremos en el tintero, es lo que hace que ese flujo de estudiantes que busca estudiar en otros países no haga más que crecer con el paso de los años. Actualmente, las facilidades para estudiar fuera son cada vez mayores. Por eso, hay que hacer lo posible por aprovecharlas y sacar partido de esa estancia. Es algo realmente útil para dominar una lengua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *