El esfuerzo en los niñ@s Edúcales para que aprendan a superarse

Rate this post

La capacidad de esfuerzo, es una capacidad que actualmente suele quedar olvidada en la educación. Nos preocupamos por no presionar demasiado a los niños y niñas, y eso es muy importante, pero nos olvidamos de educarles para que aprendan a superarse mediante su esfuerzo. A menudo se confunde no presionar al niñ@, con evitarle esfuerzo, con ponérselo demasiado fácil y evitar frustraciones. Pero la capacidad de esfuerzo es fundamental en su día a día y será una herramienta muy útil para su futuro.

Evitar la presión excesiva no es incompatible con educarles en el esfuerzo

 

Cuando evitamos presionar a los niños y niñas, a menudo tratamos de darles todo fácilmente y evitar así frustraciones y presiones que generan estrés. Es cierto que la presión es perjudicial y que no debemos presionarles, pero eso no es incompatible con educar su capacidad de esfuerzo.

Se trata de aprender a motivarles, de permitirles que hagan las cosas por sí mismos, de que se enfrenten a los desafíos, de que persigan sus metas. Nuestra labor es la de motivarles y apoyarles en el camino, no debemos presionarles y someterles a una competición y retos excesivos, pero tampoco debemos hacer las cosas por ellos o favorecer su abandono ante las dificultades.

Educarles para que se esfuercen, dentro de sus posibilidades y capacidades, dentro de sus límites, supone enseñarles a superarse y a afrontar los fracasos.

esfuerzo

Las consecuencias de no educar en el esfuerzo.

Cuando no enseñamos a los niños y niñas a esforzarse, cuando no desarrollamos su capacidad de esfuerzo, tenemos consecuencias negativas:

  • Cada vez que tengan dificultades no sabrán cómo afrontarlas.
  • Con frecuencia abandonar sus metas. Cada vez que se encuentren con una dificultad, en sus estudios, en su vida laboral o personal, en lugar de buscar el modo de solucionarlo, abandonaran.
  • Pueden experimentar temor a intentarlo, y una gran frustración ante los fracasos.
  • No creen en sus capacidades. No saben lo que es esforzarse, a veces pueden pensar que se están esforzando, cuando realmente no lo están haciendo. Y cuando ven que los demás consiguen las metas, no lo atribuyen a su esfuerzo, sino a la capacidad. Como consecuencia pueden desarrollar baja autoestima y poca confianza, e inseguridad.

Pautas para educarles en el esfuerzo

  • Deja que hagan las cosas por sí solos.
  • Cuando tengan una dificultad, en lugar de hacerlo por ellos, o pedirles que abandonen, escúchales, sirve de apoyo y explícales cómo pueden hacerlo, pero deja que sean ellos los que lo hacen.
  • Cuando lo logren, verbalízales que lo han conseguido ellos con su esfuerzo y refuerza positivamente su esfuerzo.
  • No les presiones, ponles metas que supongan un reto, pero que sean asequibles para ellos y déjales su tiempo para lograrlo.
  • Cuando se esfuerzan y no lo consiguen, en lugar de presionarles para que lo logren o dejar que tiren la toalla, explícales que su esfuerzo ha sido bueno, pero que a veces necesitamos más tiempo, animales para seguir esforzándose.
  • Edúcales con tu ejemplo, esfuérzate, cada día poquito a poco para superar tus dificultades a través de tu esfuerzo. Recuerda que los niños y niñas aprenden más de lo que ven, que de lo que les decimos.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies