El trastorno de aprendizaje no verbal

El trastorno de aprendizaje no verbal (TANV) es un tipo específico de trastorno de aprendizaje. Se trata de un trastorno poco conocido y difícil de diagnosticar, pero no por ello debemos dejarlo de lado. Es nuestra obligación prestar atención a las características específicas del trastorno para hacer posible su detección temprana y poder de este modo diseñar y llevar a cabo la intervención educativa más adecuada para dar respuesta a sus necesidades.

Qué es el aprendizaje no verbal

El aprendizaje no verbal o aprendizaje del hemisferio derecho, es aquel tipo de aprendizaje que no se apoya en lo verbal. El aprendizaje no verbal es un proceso paralelo y complementario igual de importante que el aprendizaje verbal, que subyace en mecanismos del hemisferio derecho del cerebro. Todos sabemos que la mayor parte de la comunicación se produce de modo no verbal, pues algo parecido ocurre con el aprendizaje. Es cierto que el modo de medirlo y evaluarlo se basa principalmente en sistemas verbales, pero nuestro aprender tiene múltiples e importantes matices no verbales que no siempre tenemos en cuenta.

El aprendizaje no verbal es también conocido como aprendizaje procedimental, y comprende el sistema de memoria implícita que es la base para la adquisición de rutinas y habilidades motrices, cognitivas e interactivas. Gracias a este sistema se ahorra el trabajo consciente, ya que se convierte en hábito y se hace de forma automática, supone un ahorro de la atención y facilita por lo tanto la fluidez de la conducta.

aprendizaje no verbal

El trastorno del aprendizaje no verbal.

El trastorno del aprendizaje no verbal suele pasar desapercibido, ya que no es fácilmente medible y diagnosticable como otros tipos de trastornos de aprendizaje verbales como la dislexia. Al no ser medible de forma verbal este tipo de trastornos suelen pasar desapercibidos y los niños y niñas que lo padecen son, con frecuencia tratados de problemáticos.

Según los expertos, Rigau-Ratera y cols., (2004), el Trastorno de aprendizaje no verbal, engloba un conjunto de trastornos de aprendizaje, considerados un síndrome de tipo neurológico, causado por un daño o déficit funcional en las conexiones neuronales del hemisferio derecho. Este trastorno está relacionado con los déficits en la percepción, coordinación y procesamiento de la información no verbal, ya que estos procesos se producen en el hemisferio derecho.

Las manifestaciones del trastorno del aprendizaje no verbal, serían:

  • Dificultades para enfrentarse a situaciones nuevas o novedosas. Cuando tienen que hacer tareas escolares diferentes.
  • Dificultades en la adquisición de habilidades motrices, coordinación y en la percepción.
  • Buen desarrollo del lenguaje y pensamiento verbal.
  • Disfunciones sociocognitivas.
  • Bajo rendimiento académico.
  • Problemas en los procesos de comunicación no verbal.
  • Dificultad de comprender matices de la relación de tipo no verbal (gestos, miradas, intenciones, etc.)
  • Dificultades para producir respuestas en situaciones que requieren velocidad y adaptabilidad.
  • Problemas emocionales.

 

Qué podemos hacer ante el trastorno de aprendizaje no verbal

  • Presta atención a los posibles síntomas y ante cualquier sospecha contacta con algún especialista. El diagnostico requiere un examen neurológico y psicopedagógico exhaustivo.
  • No etiquetes al niño o niña como problemático, ya que su desorganización y dificultades son debidas a sus dificultades.
  • Procura llevar a cabo la intervención más adecuada a sus necesidades. El propósito de la misma ha de ser la estimulación de sus capacidades para el desarrollo sano.
  • Presta atención a su desarrollo social y emocional.
  • Explícale en qué consisten sus dificultades y ayúdale a entenderlas.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346