Fábula el hombre y la culebra: la historia que te dejará sin palabras.

el hombre y la culebra

Las fábulas son relatos breves que nos enseñan una lección o una moraleja a través de los comportamientos de los personajes, que suelen ser animales. Las fábulas son muy útiles para educar a los niños en valores, ya que les muestran las consecuencias de sus acciones y les invitan a reflexionar sobre lo que está bien y lo que está mal.

Una de las fábulas más famosas es la de “El hombre y la culebra”, escrita por el fabulista griego Esopo. Esta fábula nos habla de la ingratitud y la injusticia, y de cómo algunas personas no saben apreciar los favores que reciben y devuelven el mal por el bien.

¿Quieres conocer la historia de este hombre y esta culebra? Sigue leyendo y descubre lo que pasó.


Fábula el hombre y la culebra

Hacía mucho frío y una culebra se arrastraba por el campo buscando un lugar donde refugiarse. Al ver una casa, se acercó a la puerta y pidió que la dejaran entrar.

  • Por favor, señor, déjeme entrar en su casa. Estoy helada y me voy a morir si sigo en el exterior. Le prometo que no le haré ningún daño. Solo quiero calentarme un poco y luego me iré.

El hombre, que era bondadoso y compasivo, se apiadó de la culebra y la dejó entrar. La llevó a su habitación y la puso junto al fuego, donde había una manta y un cojín.

  • Aquí estarás bien. Puedes quedarte el tiempo que quieras. Yo voy a preparar algo de comer. No te muevas de aquí y no toques nada.

La culebra, al sentir el calor del fuego, se sintió muy a gusto y se enrolló sobre el cojín. Pero pronto empezó a aburrirse y a sentir curiosidad por lo que había en la habitación. Vio un jarrón con flores, un reloj, un espejo, un libro y una caja de música.

  • Qué cosas más bonitas tiene este hombre. Me gustaría verlas de cerca y tocarlas. Total, él no se va a enterar. Solo será un momento.

Y así, la culebra se fue deslizando por la habitación y fue tocando todo lo que veía. Pero al hacerlo, fue rompiendo y ensuciando todo lo que encontraba. El jarrón se cayó y se hizo pedazos, el reloj se paró, el espejo se rajó, el libro se manchó y la caja de música se estropeó.

La culebra, lejos de sentir remordimiento, se rió de su travesura y se dijo:

  • Qué divertido ha sido. Este hombre se va a llevar una sorpresa cuando vuelva. Seguro que se enfada mucho. Pero a mí qué más me da. Yo solo vine a calentarme. Él no es nada para mí. Además, yo soy una culebra y las culebras somos así. No tenemos que agradecer nada a nadie.

Cuando el hombre regresó, se quedó horrorizado al ver el estado de su habitación. Todo estaba roto y sucio. Y en medio del desastre, vio a la culebra, que le miró con desprecio y le siseó:

  • Gracias por dejarme entrar en tu casa. Ha sido muy divertido. Ahora me voy. Adiós, tonto.

Y diciendo esto, la culebra se lanzó contra el hombre y le mordió en el brazo, inyectándole su veneno. El hombre sintió un dolor terrible y cayó al suelo. Antes de morir, dijo:

  • Qué necio he sido. Cómo pude confiar en una culebra. Ella no sabe lo que es la gratitud ni la justicia. Solo sabe hacer el mal. He pagado muy caro mi bondad.

-FIN-

Moraleja de la fábula

La moraleja de esta fábula es que no debemos esperar que los ingratos y los injustos nos devuelvan el bien que les hacemos. Al contrario, debemos estar alerta y no confiar en ellos, pues pueden traicionarnos y hacernos daño. También nos enseña que debemos ser agradecidos y justos con los que nos ayudan y nos tratan bien, y no abusar de su generosidad ni destruir lo que nos ofrecen.


Valores el hombre y la culebra

Los valores que transmite esta fábula en los niños son:

  • Gratitud: Es el sentimiento de reconocer y valorar el bien que nos hacen los demás y de expresarles nuestro agradecimiento. La gratitud nos hace ser más felices y más generosos con los que nos rodean.
  • Justicia: Es el principio de dar a cada uno lo que le corresponde según sus méritos y sus derechos. La justicia nos hace ser más respetuosos y más solidarios con los que sufren o son vulnerables.
  • Bondad: Es la virtud de hacer el bien a los demás sin esperar nada a cambio. La bondad nos hace ser más humanos y más compasivos con los que necesitan nuestra ayuda o nuestro consuelo.
  • Prudencia: Es la habilidad de actuar con cautela y sensatez, evitando los riesgos innecesarios y los peligros. La prudencia nos hace ser más responsables y más seguros de nosotros mismos.

Preguntas de comprensión lectora

Esta fábula cuenta la historia de un hombre que dejó entrar en su casa a una culebra que estaba a punto de morir de frío. El hombre la cuidó y la puso junto al fuego, pero la culebra, en vez de agradecerle, le destrozó la habitación y le mordió, matándole con su veneno. La fábula nos enseña que no debemos confiar en los ingratos y los injustos, y que debemos ser agradecidos y justos con los que nos hacen el bien.

A continuación te dejamos algunas preguntas de comprensión lectora para practicar con los niños:

  • ¿Qué le pidió la culebra al hombre cuando llegó a su puerta?
  • ¿Qué hizo el hombre con la culebra cuando la dejó entrar en su casa?
  • ¿Qué hizo la culebra cuando el hombre se fue a preparar algo de comer?
  • ¿Qué le dijo la culebra al hombre cuando volvió?
  • ¿Qué le hizo la culebra al hombre antes de irse?
  • ¿Qué moraleja se puede extraer de esta fábula?

© 2023 ▷ Educa y Aprende ➡➤ [ Fábula el hombre y la culebra ] Fábulas para niños ✏️ Ángel Sánchez Fuentes | 👨‍🎓Docente y creador de blogs educativos @educa_aprende

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *