El desarrollo del bebé (7-9 meses) Cómo madura nuestro bebé de 7 a 9 meses

Durante los primeros meses de vida, el bebé alcanzará importantes desafíos en su desarrollo, físico, emocional y psicológico. En tan solo un año de vida el desarrollo es sorprendente, crecerá más rápido que en toda su vida y aprenderá importantes habilidades y recursos. En estos primeros momentos crecerá físicamente, se asentarán las bases de su personalidad, desarrollará su inteligencia y asimilará patrones conductuales y afectivos.

El desarrollo del bebé

El desarrollo del bebé está inmerso en un proceso con etapas claramente diferenciadas. Cada bebé es único y por lo tanto, aunque existan unos hitos generales de desarrollo son orientativos, ya que cada uno seguirá su propio ritmo de desarrollo, maduración, crecimiento y aprendizaje. El desarrollo será específico de cada uno.

Es importante estimular al bebé para favorecer su desarrollo sano, pero debemos tener mucho cuidado para no forzarle. Respetar su ritmo de desarrollo es la premisa por la que debemos guiarnos. A medida que el bebé alcanza la maduración biológica necesaria, irá aprendiendo cosas y adquiriendo destrezas. Si no ha alcanzado esta maduración, forzarle no sirve de nada pues no podrá aprenderlo. Tiene que madurar bilógicamente, su cuerpo, su mente, las estructuras neurológicas, los músculos, los sentidos, etc.

 el desarrollo del bebé

El bebé de siete meses

A los 7 meses el bebé se adentra en el desarrollo del lenguaje. Es en este momento cuando se inicia en la verbalización.

  • Puede entender el significado de algunas palabras, como el “Sí” o el “No” y comprende también la intención comunicativa de algunos gestos, como la risa, el aplauso, etc. Comienza a imitar el lenguaje y es probable que emita sus primeras palabras.
  • A partir de esta edad empiezan a salir los dientes de leche. Su crecimiento y peso continúan.
  • Su musculatura ya se ha desarrollado lo suficiente y podrá adquirir la posición de gateo. Puede que comience con algunos movimientos en este sentido. Se pondrá de pie, con ayuda, cuando le cojamos en brazos. La precisión de sus movimientos aumenta y será capaz de coger cosas con mucha habilidad.
  • Todo le llama la atención y comenzará a explorar con mucha curiosidad, sus juguetes y cualquier objeto que tenga en sus manos.
  • Experimenta nuevas emociones, y lo demostrará con explosiones de risa. Es probable que se altere cuando el dejemos solo.
  • El avance comunicativo, le permitirá avanzar en su desarrollo social. Ahora es capaz de responder cuando escuche su nombre.
  • Su oído y su vista, están desarrollados y necesitará experimentar para ganar precisión. Así seguirá los sonidos y los colores vistosos.

El bebé de ocho meses

A los ocho meses el bebé alcanza importantes hitos de desarrollo social, afectivo y psicomotor. Estarán para comérselos y nos encantara interactuar con ellos, pero también no nos dejarán parar, su movimiento y sus ganas de explorar todo, harán que estemos pendientes de ellos en todo momento.

  • En esta edad los bebés aumentan su tamaño y suelen estar regordetes.
  • Su desarrollo motor le permitirá mantenerse sentado por sí mismo, sin ayuda. Ha conseguido más equilibrio. Puede rodar y girar su cuerpo. Se levantarán cuando estén sentados. Estas adquisiciones en el movimiento le dotarán de autonomía y de libertad.
  • Algunos podrán ponerse de pie con algún apoyo.
  • Reconoce perfectamente los objetos y las personas, su vista ya funciona de manera adecuada. Su oído se refina y todo lo que escuche es un sonido nuevo por explorar y aprender.
  • Su lenguaje y comunicación ya es más definida e intencionada y deliberada. Pronunciará sílabas dobles con mayor calidad, algunos dirán papá y mamá.

El bebé de nueve meses

Con nueve meses, podemos observar importantes avances en su desarrollo. Su desarrollo motriz ya les permite una autonomía ante la que tenemos que tener cuidado. Empezará a decir sus primeras palabras, entrando en una nueva etapa de su vida.

  • Comenzará a dar sus primeros pasos, aunque no a andar por si solo aún. El reflejo del paso es fácilmente observable. Cuando le mantengamos en pie podeos observar como mueve sus pies para dar sus primeros pasitos, aunque le mantengamos en el aire.
  • Podrá juntar el dedo pulgar con el índice, a modo de pinza para coger objetos pequeños. Avanza hacía el dominio de la motricidad fina.
  • Todos sus movimientos son más equilibrados y coordinados. Sus músculos tienen más fuerza lo que les permite movimientos más seguros y precisos.
  • El bebé es mucho más activo y su capacidad de interactuar con las personas que le rodean es enorme. Reconoce su cara en un espejo, reconoce las voces y las personas cercanas, matiza su temperamento y su personalidad.
  • El apego a las figuras cercanas es más significativo que en meses previos.
  • Poco a poco emitirán más palabras y podremos observar como entienden lo que les decimos.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346