El bebé feliz – Educa y Aprende

Cuando un bebé viene al mundo, es motivo de ilusión, alegría, felicidad y entusiasmo de todos, pero al  mismo tiempo nace una preocupación, la preocupación por su felicidad. Todos los padres y madres quieren que su bebé sea feliz, que crezca sano en un clima de cariño y bienestar que permita su desarrollo. Y aunque en un principio esto pudiera parecer sencillo, cuando llega el momento, aparecen los interrogantes, los miedos, la desinformación, y la excesiva información, los múltiples consejos de todo el mundo, etc.

Los primeros días del bebé.

Los primeros días del bebé son días de adaptación para todos, para el bebé y para sus familiares. El cambio es muy brusco y la adaptación también lo será.

  • El bebé abandona un medio conocido, un medio donde se siente seguro y protegido. El bebé abandona el vientre de la madre para salir al mundo, un mundo lleno de ruidos, lleno de formas, de colores y sensaciones que aún no conoce.
  • El bebé tiene que empezar a hacer las cosas por sí mismo, cosas tan sencillas como respirar, como alimentarse, etc….el cordón umbilical ya no le suministra nutrientes y tendrá que aprender a tomarlos.
  • La familia tiene que hacer hueco a ese nuevo miembro y a pesar de la ilusión habrá momentos complicados. Sin embargo gracias también a la ilusión se acabaran sobrellevando. Desde el momento del nacimiento y sobre todo los primeros días y meses, todo gira en torno del bebé, su alimentación, su cuidado, sus revisiones, su sueño, etc.

Ante todos estos cambios y preocupados por la felicidad del bebé, las familias pueden decaer y ver resentido su bienestar.

El bebé feliz

¿Qué necesita el bebé para ser feliz?

  • Lo primero y más importante que necesita el bebé para ser feliz es que tú seas feliz. El bebé aun no podrá comprender tu estado de ánimo, pero éste le será transmitido. Sin darnos cuenta transmitimos nuestro estado de ánimo al bebé, si estamos tristes, contentos, enfadados, nerviosos, etc. Por ello es fundamental mantener la calma y transmitir esa calma al bebé.
  • Presta atención a sus necesidades básicas. El bebé está en un mundo nuevo en un medio hasta entonces desconocido para él. Necesita cubrir necesidades básicas como alimentación, vestido, afectos, higiene, etc. Es importante despertar la seguridad de que estas necesidades serán cubiertas.
  • Ten en cuenta que serás su figura de apego, es importante que desarrolle un estilo de apego seguro. Para ello lo aconsejable es dar respuesta a sus necesidades y ayudarle a confiar en que éstas serán cubiertas.
  • Crea un clima de cariño y comprensión, no solo con bebé sino en general, entre todos los miembros de la familia.
  • Cuando sientas que no puedes más pide ayuda a tus seres cercanos. Es normal que todos los cambios a veces te sobrepasen, se comprensivo contigo y pide ayuda.
  • Utiliza el sentido común, escucha todos los consejos, no te los tomes a malas, piensa que la gente solo quiere ayudar. Escucha y aprende, no se trata de seguirlos a raja tabla, pero sí de tener ejemplos que te ayuden a encontrar la fórmula para ti y tu bebé.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346