Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.358 suscriptores

Dislexia. 10 Síntomas que pueden alertarnos de la presencia de la dislexia.

Qué es la dislexia

La dislexia es una dificultad específica de aprendizaje de la lectoescritura cuyo carácter es persistente y específico. Se da en personas que no padecen ningún problema físico y su origen parece basarse en una alteración neurológica. Esta alteración implica una forma diferente de adquirir los procesos de lectura y escritura.

Estas diferencias cognitivas también pueden afectar a otro tipo de habilidades de organización, cálculo, memoria, comprensión, etc. Como consecuencia de todo esto las personas con dislexia pueden presentar dificultades para progresar en la creación de sus aprendizajes. Pero, una dificultad de aprendizaje no es un impedimento del mismo. Las vías para construir aprendizajes son múltiples.

dislexia

 

Características de niños con dislexia

Los niños y niñas con dislexia, tienen problemas relacionados con la discriminación gráfica y fonológica de las letras y los sonidos. Suelen confundir letras cuando tratan de escribir una palabra, aunque conozcan las letras y sepan deletrear la palabra. En algunos casos, también escriben algunas letras al revés o invertidas. Pueden tener dificultades en la lectura, ya que les cuesta descodificar la letra en el sonido correspondiente.

En muchas ocasiones la dislexia se confunde con una falta de madurez, con una ausencia de atención en interés, con despistes, etc.

Es importante reconocer y diagnosticar la dislexia, para adaptar el aprendizaje a las características de los niños y niñas.

 

Síntomas de dislexia

No siempre es fácil identificar la dislexia, ya que la forma de presentarse puede variar de unos niños/as a otros y puede confundirse o pasar desapercibido, ya que las dificultades y confusiones para leer y escribir son habituales en todos los niños y niñas.

 

Existen algunos síntomas que nos pueden hacer sospechar de la presencia de dislexia en edades tempranas.

  1. Adquisición tardía del lenguaje hablado. Les cuesta aprender a hablar, tardan más de lo habitual en decir tanto las primeras palabras, como en elaborar las primeras frases, presentan poca fluidez en su expresión oral. También presentan dificultades para comprender lo que les dicen.
  2. Les cuesta aprender a leer y a escribir. Tardan más de lo habitual.
  3. En su escritura y también cuando hablan, pueden presentar confusión de palabras fonéticamente similares (con sonido parecido, como caballo por cabello); supresión de fonemas (sonidos, como bazo por brazo), confusión de fonemas (sonidos como bije por dije), cambios en el orden de los sonidos (como pardo por prado).
  4. Es habitual observar escritura en espejo. Cuando comienzan la adquisición de la escritura, podemos observar como  escriben las letras al revés, es decir como si las estuviéramos  viendo a través de un espejo.
  5. Presentan falta de atención, son niños y niñas muy distraídos, con problemas de concentración.
  6. Alteraciones de la lateralidad y dificultades en los movimientos, de ritmo, coordinación, equilibrio y orientación (estas dificultades se deben a la definición de la lateralidad).
  7. Variabilidad en cuanto al rendimiento académico. Aparece una curiosa Diferencia entre unos días y otros cuando realizan tareas escolares., hay días que no presentan dificultades y parecen atentos y motivados y otros días que manifiestan una falta de interés enorme y no hacen nada bien.
  8. Son niños y niñas curiosos y creativos.
  9. Poca memoria a corto plazo. Olvidan con frecuencia aquellas cosas que poco tiempo antes se les ha explicado.
  10. Pobreza de vocabulario y dificultad para aprender palabras nuevas.

 

© 2018▷ 10 Síntomas que pueden alertarnos de la presencia de la dislexia. Celia Rodríguez Ruiz | Psicóloga y Pedagoga

Síguenos: @educa_aprende

6 comments...

Ir al formulario de comentarios

  1. ARACELI LUNA 8 agosto, 2014 a las 12:30 am

    HOLA:

    TENGO UN HIJO DE 8 AÑOS QUE TERMINO EL 2 GRADO DE PRIMARIA, COMO SABER SI TIENE ESTE PROBLEMA YA QUE POR LO QUE LEO TIENE ALGUNAS DE LAS CARACTERISTICAS QUE MENCIONA EL ARTICULO.
    EL PRIMER AÑO LO HIZO MAS O MENOS BIEN SU MAESTRA LO APOYABA MUCHO Y LO TRATABA AMABLEMENTE, A DIFERENCIA DE LA QUE TUVO EN 2, YA QUE ME LE GRITABA DEMASIADO, LO SACABA DEL SALÓN Y LO PONIA RECOGER LA BASURA A LA HORA DEL RECREO O NO LO DEJABA SALIR.

    MUCHAS GRACIAS POR SU AMABLE ATENCIÓN.

    SALUDOS.

    1. yesica 25 octubre, 2015 a las 4:28 pm

      Consulta con un neurólogo.

  2. Deyanira Tovar 25 octubre, 2015 a las 3:07 pm

    Hola amiga disculpa si me meto en lo q no m importa pero no permitas q trate asi a tu hijo busca ayuda pronto de un especialista y ayudalo por favor …. si te sirve d algo te recomiendo q veas una película llamada taare zaamir par en español es estrellas en la tierra es hindú y t dara una perspectiva diferente d esta situación q d seguro atraviesa tu hijo

  3. Gabriela 25 octubre, 2015 a las 4:49 pm

    Quisiera que me ayudará a dirigirme a un instituto donde me puedan ayudar a detectar y tratar algun problema de aprendizaje con mi hija tiene 7 años y presenta algunos de los sintomas mencionados y también problemas de lectoescritura. Les agradezo mucho su atención. Buen día.

  4. yosipanntonyolartebravo 2 febrero, 2016 a las 7:28 pm

    El sábado 6 de abril de 1963, se inventó en Chicago, Illinois, una nueva enfermedad que seguiría infectando a millones de niños hasta la actualidad. No se trataría de una bacteria cualquiera ni de un simple virus. Escondida en lo más profundo del sistema neurológico, se resistía a ser detectada por el personal médico, evadía cualquier diagnóstico certero mediante pruebas y no tenía cura. Se gastarían millones de dólares en esta enfermedad del aprendizaje. Samuel Kirk, en ese entonces profesor de educación especial en la universidad de Illinois, ilustró a un grupo de angustiados padres de familia acerca de las “dificultades del aprendizaje”, término usado para describir a los niños con trastornos en el desarrollo del lenguaje, la dicción, la lectura y las habilidades de comunicación asociadas al aprendizaje. Esto motivó a la creación de asociaciones, movimientos y hasta películas sobre la nueva enfermedad y millones de niños fueron sometidos a diversos tratamientos.
    No obstante, pese al impacto de estos rótulos en la vida de los niños y adultos, nunca hubo una definición precisa ni mucho menos una cura. Bob Algozzine, profesor de educación especial en la Universidad de la Florida y editor de una revista sobre las dificultades de aprendizaje (The Journal of Learning Disabilites), escribió: “Nadie… ha podido demostrar que exista un grupo específico y claramente diferente de comportamientos que distinga de sus compañeros a los niños con dificultades de aprendizaje. Construir un imperio sobre estos fundamentos es muy deshonesto”. A su vez Douglas Friedrich y sus colegas de la universidad Central de Michigan estudiaron los casos de 1600 niños remitidos a especialistas pues se sospechaba que tenían problemas de aprendizaje. Al concluir dijo: “Me parece una lástima someter a las personas a los efectos vitalicios de la categoría –dificultades de aprendizaje-cuando verdaderamente no sabemos qué es”.
    Años más tarde los profesionales en el campo de la salud armaron otra enfermedad con un rótulo que ha sufrido veinticinco cambios de nombre (hiperquinesia, impulsibilidad orgánica, síndrome de déficit de atención e hiperactividad (DDAH) o simplemente síndrome de déficit de atención (DDA), Todos ellos sin ninguna demostración científica fehaciente de su existencia como enfermedad sicológica o neuronal.
    Éste y otros rótulos parece ser más un asunto de conveniencia para adultos encargados de niños redondos que no encajan en los agujeros cuadrados de la escuela. Le sirve al docente para lograr que el niño problemático salga de su clase regular y pase a un aula de educación especial o un consultorio; le sirve al padre de familia para conseguir un medicamento que solucione el problema (como la Ritalina que tiene un incremento en su consumo del 700 por ciento en los últimos años debido al incremento de estos supuestos trastornos), e incluso les ayuda a muchos estudiantes a procurarse más tiempo para presentar las pruebas y terminar los deberes en clase a precio de soportar el rótulo de una discapacidad con la que debe lidiar en la escuela como si fuera menos normal que los demás. (INTELIGENCIAS MÚLTIPLES CÓMO ESTIMULARLAS-THOMAS ARMSTRONG)

  5. Susi 14 abril, 2016 a las 5:26 pm

    Bienvenido todo lo que se haga por encontrar nuevos enfermedades o transtornos…no puedo nI imajinate cuanto Han sufrido fisico Y siquicamente tantos niños con dislexia Durante años….y la muestra esta presente que si no supieramos de esto hoy en dia nuestros hijos dislexicos no tuvieron oportunidades feliz de todo ello hoy se como tratar y entender mi hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>