Di que sí a la autonomía de tu hijo

Cuando fomentamos en nuestros hijos la autonomía a través de la confianza que ponemos en ellos, estamos contribuyendo a la formación de un adulto con alta autoestima que sin duda, podrá afrontar de una mejor manera los problemas que la vida le presente.

Los padres deben ante todo, reforzar en los niños su seguridad a través de la aceptación que les demostramos, para esto, es esencial saber decir sí tanto a aciertos como a errores que cometen, pues todas estas acciones son las que nutren sus experiencias de vida.

Imagen

Estos cinco tips pueden reforzar a cada momento su confianza en ellos mismos:

1.- Préstale atención. Cuando tu hijo quiera decirte algo hay que tomarlo en serio, dejar de hacer lo que estamos haciendo y mirarlo a los ojos con atención, escuchando cada palabra y entendiendo lo que quiere expresar, sin interrumpirlo hasta que termine, después podrás hacerle preguntas o hacer comentarios al respecto. No es necesario demasiado tiempo, lo que cuenta es la atención prestada en ese momento. Esto le hará saber al niño que tú lo puedes entender.

2.- Deja que cometa errores. No temas a sus equivocaciones, pues éstas si se analizan positivamente serán la retroalimentación que necesitan para madurar. Aliéntalo a volver a intentar eso en lo que se equivocó tratando de no repetir lo que salió mal. Y algo muy importante, acepta tus propios errores con humildad, esto le ayudará a saber que nadie es perfecto pero que aun así se merece amor y respeto.

3.- Celebra lo positivo. Sin alabanzas exageradas puedes festejar o agradecer lo que tu hijo hace. Por ejemplo, cuando ayuda con los quehaceres de la casa o realiza alguna tarea que le hayas dejado como ordenar sus juguetes. Elogiarlo en voz alta es algo que le permitirá saber exactamente qué fue lo que hizo bien y se sentirá recompensado por ti. Un “gracias por haber sido paciente en la sala de espera del pediatra” o “gracias por ayudarme a poner la mesa” es una manera de celebrar sus acciones.

4.- No caigas en adulación exagerada. Si bien es cierto que es importante celebrar los logros de los pequeños, la adulación puede crear un sentimiento contrario con el cual generen un sentimiento de que solo la perfección o bien, estar siempre dispuestos será lo que los haga merecedores de amor. Un “qué bien dibujas” puede ser mucho más positivo a “eres el mejor dibujante”. Los niños también deben aprender a reconocer el talento de los demás.

5.- Bríndale amor incondicional. Está comprobado que el amor de los padres no puede hacerle daño a los hijos, sino que por el contrario, éste marcará sustancialmente la manera en la que ellos pueda amar a los que les rodean, aunque es importante saber distinguir entre amor y permisividad, esto es que aunque los amemos por sobre todo, es importante saber establecer límites y consecuencias, dándoles a entender cuando se les reprenda que es por la acción por la que están recibiendo la consecuencia, nunca por lo que son y que de ningún modo el amor que les tenemos cambia.

Ser padres no es una tarea sencilla, sin embargo, una actitud positiva y paciente nos hará saber que lo estamos haciendo bien.

Di que sí a la autonomía de tu hijo y lo tendrás siempre contigo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346