Cómo dar la vuelta a los conflictos con los niños

En numerosas ocasiones nos vemos involucrados en conflictos y problemas con los más pequeños. No siempre es fácil mantener la calma y las situaciones conflictivas pueden convertirse en verdaderos retos para muchas familias y educadores. Sin embargo, dar la vuelta a los conflictos con los niños y niñas es posible, y de este modo aprovechas el conflicto como fuente de aprendizaje para educar.

Los conflictos con los niños y niñas

 

La educación de un niño o niña no es una tarea sencilla, aunque conozcamos las normas y pautas generales, no siempre resulta fácil llevarlas a cabo. Nuestros niños y niñas están inmersos en pleno proceso de desarrollo y aprendizaje, es normal que prueben conductas, que se muestren rebeldes, que traten de reafirmar su identidad y de ponernos al límite para comprobar hasta donde pueden llegar. Por lo tanto, los conflictos son algo normal, e incluso natural en nuestro trato con los niños y niñas.

Una vez que surge el conflicto, a veces éste se nos puede ir de las manos y finalizar como un drama familiar. Es muy importante evitar que estas situaciones ocurran y aprender a manejar los conflictos antes de que éstos se conviertan en una verdadera lucha familiar.

conflictos con los niños

Cómo dar la vuelta a los conflictos con los niños y niñas

  • Dar la vuelta a los conflictos es posible, es más es una verdadera necesidad.
  • En primer lugar tenemos que considerar que somos personas involucradas en el conflicto y que a veces para dar la vuelta a los conflictos, tenemos que dar a la vuelta a nuestro modo de actuar ante ellos, lo que conlleva también dar la vuelta a nuestro modo de pensar y  lo que sentimos.
  • En primer lugar ten en mente la siguiente idea, si queremos cambiar al niño o niña y su manera de actuar, tal vez debamos comenzar por cambiar la dinámica y con ello nuestro modo de actuar.
  • Trata de reflexionar sobre los diferentes conflictos cuándo y cómo ocurren, indaga el porqué del mismo y trata de ir más allá. Analiza lo que haces tú como adulto en los diferentes conflictos. En este sentido una hoja de auto registro puede ser de gran utilidad.
  • El análisis de los conflictos, te puede llevar a encontrar el porqué de los mismos.
  • Ahora trata de modificar lo que ocurre en cada situación conflicto:
  • Mantén la calma.
  • No pienses que es algo personal, o algo que hace el niño o niña con mala intención.
  • Aléjate del conflicto y míralo desde fuera, solo así podrás solucionarlo.
  • Enséñale al niño o niña diferentes alternativas. No se trata de entrar en guerra con él o ella, sino de buscar soluciones.
  • Déjale claro (que comprenda bien) qué es lo que esperamos de él o ella.
  • Enséñale estrategias de relajación y de reflexión, así como técnicas de solución de conflictos.
  • Evita los castigos y los gritos, solo sirven para incrementar la tensión y dejar el conflicto sin solucionar. De este modo quedará latente y saldrá a la luz más adelante.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies