Claves para realizar un currículum eficaz

currículum

La búsqueda de trabajo puede convertirse en una ardua tarea. Sin embargo, hay un punto de importancia que es la de hacer currículum. Es necesario que el currículum, como toda carta de presentación, cumpla con unos estándares de calidad. Así será mucho más sencillo transmitir lo que realmente queremos transmitir.


¿Por qué es importante el currículum?

Tener un buen currículum es importante porque es la primera impresión que tiene de un candidato a un empleo. Además de que es la información básica que una empresa necesita tener y conocer para poder ahondar en la persona que va a contratar. Sin embargo, el currículum va a denotar mucha información sobre el posible trabajador. Aportará detalles sobre su meticulosidad, su capacidad para saber estar en el lugar que corresponde.

¿Cómo hacer el currículum?

Por supuesto, el currículum debe ser un documento limpio y claro. Para esto, podemos recurrir a plantillas que nos organizan la información y nos orientan al respecto.

Hay que tener en cuenta diferentes apartados:

  • Formación académica
  • Experiencia laboral
  • Idiomas
  • Otros datos de interés: entre los que podemos incluir carnet de conducir, alguna afición relevante o datos de movilidad y disponibilidad.

En estos apartados sí es importante la claridad y concreción. Es decir, que se pueda ver en un simple vistazo la información relevante. En ocasiones, queremos contar mucho, detallar demasiado nuestras funciones en algún antiguo trabajo; sin embargo, esta sobrecarga de datos hará que la persona que está al otro lado lo pase por alto.

Es importante que el orden cronológico sea desde la actualidad. Esto es de suma importancia en la experiencia laboral, ya que las empresas quieren conocer las últimas referencias. No comenzaremos poniendo el trabajo de paseador de perros que tuvimos cuando comenzamos a caminar solos por la calle. Ni tampoco las primeras prácticas en empresa que realizamos. Siempre desde la actualidad hacia atrás.

Quitar lo irrelevante. Esto que tanto cuesta es, quizá un resumen de las dos características anteriores, pero que va a ser de gran ayuda. Por ejemplo, en cuanto a formación académica, se entiende que para obtener unos estudios universitarios se ha pasado por las etapas previas. Por eso, no debe tener la misma relevancia en el currículum. De hecho, no sería necesario ponerlo. Si se pone, será también en orden cronológico desde la actualidad y reseñando el lugar que en que se cursó, las notas obtenidas u otros datos que sumen información.

¿Foto o no foto?

Cada vez son más las empresas que no se sorprenden si no hay fotografía. Al contrario, la fotografía en el currículum comienza a ser un elemento innecesario y casi molesto. Que no aporta información relevante frente a otros conocimientos.

Sea como sea, si se quiere añadir la fotografía, hay que tener claro qué tipo de fotografía. A menos que sea un currículum temático en el que una fotografía expresa sea necesario, lo mejor será adjuntar una fotografía neutra. Una foto de documento de identidad, por ejemplo.

De todas formas, recordemos que las empresas cada vez recurren más a nuestros perfiles en las redes sociales para hacerse una idea del candidato. Por lo que ya verán nuestra imagen en dichas redes. Así que, si estamos en búsqueda activa de trabajo, será de gran importancia tener unas redes sociales cuidadas donde no aparezcamos en actitudes comprometidas o poco aconsejables.

close

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *