Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.365 suscriptores

Cuento infantil: Vuela sin miedo

cuento infantilCuento infantil para superar los miedos y encontrar nuestras habilidades.

Vuela sin miedo

Una mañana me encontré con un hada muy cerca de mi ventana. Era un hada pequeñita, muy pequeñita. Tenía dos grandes ojos que cambiaban de color según la emoción que sintiera. Cuando la encontré tenía los ojos grises, pues el hada se sentía triste.

-¿Por qué estas triste hada?- pregunte.

-Por qué no puedo volar. Vengo del mágico país de las hadas y no puedo volver si no es volando.-me respondió la pequeña con tristeza.

Yo no entendía porque no podía volar, pues el hada tenía dos alas de muchos colores.

Se pasó varios días sentada en la ventana con la mirada gris pérdida, mirando hacia ninguna parte. Cada mañana me gustaba observarla y cada tarde me sentaba a hablar con ella. Una tarde le pregunte:

-Si tienes alas ¿Por qué no puedes volar?

El hada me miro indignada como si la respuesta a mi pregunta estuviera tan clara que la misa pregunta fuese una burla. Y sus ojos se volvieron de un color rojizo que expresaba su enfado.

-Tengo alas pero no funcionan-me respondió con enojo- es que no lo ves.

Yo no veía nada malo en sus alas, pero no me gustaba el color rojizo de su mirada, así que no quise insistir.

Varios días pase pensando cómo podría hacer ver a la pequeña hada que sus alas no tenían nada malo y que funcionaban perfectamente. Hasta que finalmente se me ocurrió una idea. Una tarde me acerque al hada y le dije:

-Mira lo que me han dado hoy, creo que con esto tus alas pueden funcionar.

Y le mostré un cordoncito dorado que había encontrado en un cajón.

-¿Qué es eso?-me dijo- no entiendo cómo pueden funcionar mis alas con eso.

-Es un cordón mágico, me han dicho que sirve para hacer que las alas funcionen.

Los ojos del hada desprendieron un pequeño brillo verde.

Le ate el cordoncito suavemente en el pie y le anime a intentarlo. El hada movió sus alas y antes de que me diera cuenta estaba volando. Sus ojos se volvieron verdes de alegría y esperanza.

Desde aquel día el hada se pasaba las tardes hablando conmigo mientras volaba en el jardín. Y sus ojos cada día eran más verdes y más brillantes. Me encantaba verla volar.

Una mañana cuando desperté, me encontré al hada con los ojos grises de nuevo.

-He perdido el cordoncito-me dijo con mucha tristeza-rápido tienes que ayudarme a encontrarlo.

Buscamos por toda la casa y por todo el jardín, pero el cordón se había esfumado. El hada estaba muy triste y a mí no me gustaba verla triste. Entonces le dije la verdad.

-El cordón no era mágico, lo encontré en un cajón, tus alas funcionan perfectamente sin necesidad de ningún cordón.

Me miro sorprendida, sus ojos ahora eran de color morado de asombro.

Le dije en ese momento:

-Créeme, puedes volar, inténtalo.

Y el hada cerró los ojos y movió sus alas y voló como nunca le había visto hacerlo, mejor que nunca. Sus ojos ahora desprendían tanta alegría que eran de muchos colores a la vez, al igual que sus alas. Parecía un arco iris volador.

Y mientras reía me dijo:

-Ahora puedo volver volando al mágico país de las hadas, muchas gracias.

El hada se fue así volando a su mágico país de las hadas. Se alejó de mí, pero no soportaba verla sin volar. Pensaba que ya no volvería, pero las hadas tienen gran corazón y se acuerdan de quien las ayuda, así que de vez en cuando venía a visitarme y llenaba de colores el jardín donde volaba con su cordón.

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñas podrán comprender que todos somos capaces de hacer lo que nos propongamos. Muchas veces creemos que no podemos hacerlo y por eso no lo intentamos, pero esto no es real, con el cuento podrán descubrir como el hada podía volar porque sus alas funcionaban perfectamente. También podrán reflexionar sobre las emociones y los modos de expresarlas.

FICHA ACTIVIDADES CUENTO VUELA SIN MIEDO.

  1. ¿Por qué estaba triste el hada?
  2. ¿De qué color eran sus ojos?
  3. ¿Por qué creía que no podía volar?
  4. ¿De qué color eran sus ojos cuando se enfadaba?
  5. ¿Qué tenía para que sus alas funcionaran?
  6. ¿Por qué con el cordón funcionaban las alas?
  7. ¿Qué pasó cuando perdió el cordón?
  8. Piensa en alguna ocasión en la que hayas pensado que no podías hacer algo
    1. ¿Lo intestaste?
    2. ¿Realmente no podías?
    3. ¿Cómo te sentías?
    4. ¿Porque no lo intentabas?

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

2 comments...

  1. Mayela Rodriguez 5 febrero, 2014 a las 9:48 pm

    Buenas tardes!!! Me encantan tus cuentos….. trabajo con estudiantes. Con condiciones de retardo mental y me han ayudado mucho en lo que respecta a atención secuencia de hechos. Comunicacion verbal imaginación muchas cosas ….. es gratificante verlos y por su condición le leo el cuento ilustrado y les gusta mucho … gracias por compartir tus saberes. Dtb.

  2. Rocio Chacon 15 abril, 2016 a las 2:52 am

    Buenas noches
    Quiero poder comunicarme con la doctora Cecilia. Estoy haciendo una maestria y quisiera poder utilizar en mi proyecto de grado algunos de sus cuentos.
    Me pueden indicar por favor cómo acceder a ella.?
    Graciss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>