Cuento infantil: La inventora de cuentos

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas la importancia de ser creativos, dejar espacio en la mente para la imaginación y aprender a ayudarse a uno mismo.

En las afueras del pueblo se situaba una casa de color lila con las ventanas verdes y la chimenea amarilla. En la puerta, algo inclinado siempre un letrero que decía “La imaginación descansa aquí excepto los lunes día de descanso para los inventores de cuentos y de trabajo para la imaginación”.

En aquella casa que a todos llamaba la atención vivía la inventora de cuentos. Se hacía llamar Violeta Turuleta, aunque nadie sabía si este era su verdadero nombre, dicen que lo inventó al igual que sus cuentos y que probablemente olvidó su nombre real. Siempre llevaba un moño despeinado que dejaba escapar mechones de su pelo castaño, los pies descalzos y unas grandes gafas que ella llamaba las multigafas. Las llamaba así porque según ella le servían para ver mejor y para crear sus cuentos. A través de sus multigafas podía ver las cosas de otra manera, encontrar la magia en las cosas cotidianas, donde otros no lo veían.

Su casa estaba siempre algo desordenada, dejando espacio a la creación y a la entrada de las ideas. Violeta Turuleta siempre tenía la casa llena de los personajes de sus cuentos, así aunque vivía sola, nunca estaba sola. Los más extravagantes personajes habitaban aquel espacio, excepto los lunes día en que la inventora de cuentos descansaba. Los demás días podías encontrarlos allí, sentado en el sofá a un señor con larga barba blanca, a una niña de los ojos lila en la cocina, a un caballo mirando por la ventana e incluso un dragón comiendo galletas y varias hadas colgadas de la lámpara, hasta alguna bruja volando sobre su escoba, lobos que quieren volar y perros que no saben morder,… la variedad era infinita y siempre venían más, sin saber de dónde ni hacía donde.

maquina_niños

Aquellos personajes venían a su casa, encontraban un espacio donde situarse, y poco a poco llenaban páginas de maravillosos cuentos que a todos los niños y niñas gustaban.

Aunque a veces estos personajes extraordinarios también le causaban problemas a Violeta Turuleta. En ocasiones reñían entre ellos, a veces le perdían cosas y hacían que la inventora llegase tarde a sus compromisos, a veces cambiaban de lugar y no los encontraba cuando los necesitaba para inventar un cuento y aparecían por la noche quitándole horas de sueño.

Aun así Violeta Turuleta, podía organizarlos a su manera y seguir inventando sus cuentos.

Un día Violeta Turuleta volvió a casa muy apenada y preocupada y olvido organizar a sus queridos personajes, pasaron varios días y cada día estos curiosos seres estaban más desorganizados. Ninguno sabía porque Violeta Turuleta nos los organizaba e inventaba su historia. Tal era la desorganización que empezaron a escaparse por la chimenea amarilla, perdiéndose en el aire.

Varios días después, una mañana que no era un lunes, Violeta Turuleta, quiso inventar un cuento, pero no pudo encontrar a ningún personaje. “¿Dónde se habrán metido todos estos?”, pensó. Pasaron de nuevo varios días, mientras las inventora de cuentos trataba de hallar a sus personajes sin éxito.

Finalmente, una tarde se encontró con uno de ellos sentado en una cafetería, el vendedor de sueños.

-¿Dónde estabais?-le dijo Violeta Turuleta-así es imposible inventar cuentos para los niños.

-¿Dónde estabas tú?-respondió algo indignado su personaje-nosotros vivimos en esa casa lila que es tu pensamiento. Si no estás tú en tu mente, ocupada en otras preocupaciones nosotros no encontramos allí nuestro espacio. Tienes que ayudarte a ti misma y dejar salir tus preocupaciones como haces con nosotros, y así podrás vivir de nuevo en la casa lila donde habitan los personajes de los cuentos.

Y fue de este modo como Violeta Turuleta invento un cuento, sobre una inventora de cuentos y se ayudó a sí misma a solucionar sus problemas al igual que hacía con sus personajes y de este modo volvieron todos de nuevo a llenar de magia y caos aquella casa lila con ventanas verdes y la chimenea amarilla.

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñaspodrán comprenderla importancia de la creatividad, como está llena de algún modo nuestras vidas y nuestras mentes, haciendo un espacio único y mágico para nuestro pensamiento. Por otro lado podrán comprender la importancia de ayudarse a uno mismo.

FICHA ACTIVIDADES CUENTO LA INVENTORA DE CUENTOS.

  1. ¿Por qué crees que la inventora de cuentos usaba las multigafas?
  2. ¿Dónde vivían los personajes de sus cuentos?
  3. ¿Por qué crees que vivían allí?
  4. ¿Por qué Violeta Turuleta pasó varios días sin organizar a sus personajes?
  5. ¿Qué ocurrió cuando dejó de organizarlos?
  6. ¿Por qué crees que se fueron poco a poco?
  7. ¿Cómo consiguió que volvieran?
  8. Piensa en alguna ocasión enla que hayas tenido que inventar algo
    1. ¿Dónde estaban tus ideas?
    2. ¿Te resulto fácil organizarlas?
    3. ¿Qué crees que hubiera pasado si metes otras ideas?

 Ficha la inventora de cuentos_003

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346