Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.353 suscriptores

Cuento infantil: Fiesta de disfraces

Cuento infantil para enseñar a valorar el interior de las personas y no lo que son por fuera.

disfraz piloto Se acercaba los carnavales y todos los animales iban a celebrar una fiesta de disfraces. Llevaban días con los preparativos de la fiesta. El mejor disfraz se llevaría un estupendo premio, todos querían llevarse el premio y por eso pensaban y elaboraban bonitos y espectaculares disfraces.

Todos buscaban telas y adornos para la ocasión. Todos los animales, menos el león y el ratón, cada uno de estos dos por causas bien distintas. El león, al que todos los animales admiraban y en ocasiones temían, estaba harto de que le elogiaran a veces sin razón, solo por ser león. Por esta razón este año no quería disfrazarse, ya que todos le dirían lo que les gustaba su disfraz, daba igual que fuera un gran disfraz o que no lo fuera. Estaba cansado de elogios poco sinceros y por eso había decidido no esforzarse en buscar un disfraz, de esta forma no tendrían que elogiarle. El ratón, al que por su pequeño tamaño, todos los animales ignoraban e incluso se burlaban de él, puesto que sabían que difícilmente se defendería. Por esta razón no quería disfrazarse ya que sabía que los demás animales ni se darían cuenta de su disfraz e incluso encontrarían alguna razón para burlarse. Estaba cansado de pasar desapercibido y de burlas y por eso había decidido no disfrazarse de este modo no tendrían razones para meterse con él.

El león paseaba y se encontró con el pequeño ratón sentado cerca del río. Al león le sorprendió que el ratón no estuviera como los demás animales, como loco buscando un disfraz y le pregunto:

-¿Qué haces aquí, ratón? ¿Por qué no estás buscando un disfraz?

El ratón, le respondió:

-¿Para qué, si todos los animales se reirán de mí? Da igual el disfraz que lleve a la fiesta.

-No deberían reírse de ti-dijo el león-eso no está bien.

El ratón le miro y le pregunto:

-¿Y tú, león porque no estás buscando un disfraz?

-¿Para qué, si todos los animales me dirán lo bonito que es, lleve lo que lleve? Da igual el disfraz que lleve a la fiesta.

Después de un rato hablando, los dos tuvieron una idea, que les ayudaría a los dos. Decidieron cambiar los papeles. El ratón se disfrazaría de león y el león se disfrazaría de ratón. De este modo el león evitaría elogios, ya que los demás pensarían que es el ratón y el ratón evitaría burlas, ya que los demás pensarían que es el león.

Así disfrazados, uno del otro, acudieron a la fiesta y engañaron a los animales. El león disfrazado de ratón comprobó como la actitud de los animales era completamente distinta, no solo no le elogiaban, sino que se burlaban de él, y no lo entendió porque hacía las mismas cosas. El ratón por otro lado descubrió como los animales parecían admirarle y no entendió porque ya que se comportaba igual que otras veces.

Cuando llego el momento de votar por el premio. El león, vestido de ratón subió al escenario. Los demás animales pensaron que era el ratón y empezaron a burlarse de él y a pedirle que se fuera del escenario. Entonces el león se quitó su disfraz, los demás animales se quedaron sorprendidos y rápidamente empezaron a disculparse. El león entonces les dijo:

-Durante toda la fiesta he estado disfrazado de ratón y el ratón de león. Siendo los mismos que siempre vuestra actitud y comportamiento con nosotros han sido muy diferentes. Es importante que aprendáis a valorar a la gente por su interior y no por sus apariencias. No tenéis que admirarme en todo lo que haga, y tampoco burlaros del ratón por todo lo que haga. Hoy os habéis acercado al ratón, sin saber que era el ratón y habéis podido conocerle.

Todos los animales se llevaron una importante lección y decidieron repartir el premio entre los dos ganadores, el león y el ratón que habían conseguido engañarles a todos con sus disfraces y les habían enseñado algo muy importante.

 

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñas podrán comprender que en muchas ocasiones juzgamos a las personas por su apariencia sin pararnos a conocer su interior o darles una oportunidad. El león y el ratón fueron juzgados por lo que eran y no por cómo eran.

 

FICHA ACTIVIDADES CUENTO LA FIESTA DE DISFRACES.

  1. ¿Por qué no quería disfrazarse el león?
  2. ¿Por qué no quería disfrazarse el ratón?
  3. ¿Qué se les ocurrió hacer?
  4. ¿Cómo se comportaron los animales con el ratón cuando estaba disfrazado de león?
  5. ¿Cómo se comportaron con el león?
  6. ¿Crees que valoraban su interior o solo su apariencia?
  7. ¿Qué les dijo el león?
  8. Piensa en alguna ocasión en la que te hayas sentido valorado por tu apariencia como el león o el ratón
    1. ¿Qué sentías?
    2. ¿Crees que era justo?
    3. ¿Te gusto sentirte así?

ficha La fiesta de disfraces_003

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>