Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.365 suscriptores

Cuento infantil: El monstruo vergonzoso

Cuento infantil: El monstruo  vergonzoso

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas la emoción de la vergüenza y como superarla.

monstruoEn el país secreto de los monstruos, allí donde viven todos los monstruos, allí donde acuden todos ellos después de asustar a todos los niños y niñas, allí vivía un monstruo de color verde con los pies y las manos amarillos y los ojos saltones de color marrón, que tenía el nombre de Robín.

Robín era un monstruo muy vergonzoso, lo que le creaba algún que otro problema en el país secreto de los monstruos.

Todos los monstruos se dedicaban a asustar a los niños y niñas durante la noche y por la mañana al regresar al país secreto de los monstruos, con un medidor de sustos, comprobaban sus hazañas. Aquel de ellos que hubiese logrado el mayor susto era alabado por todos. Robín era un monstruo muy vergonzoso y a pesar de salir cada noche con la intención de dar grandes sustos a los niños y niñas, nunca había logrado dar ni un solo susto.

Ocurría que Robín sentía mucha vergüenza y llegado el momento de asustar el color verde de su cara se ponía rojizo, las manos le sudaban, la voz le temblada y el corazón le latía acelerado. Tanta era la vergüenza que sentía que no podía dar sustos, se quedaba debajo de la cama o dentro del armario, incapaz de salir y permitir que los niños y niñas le vieran. Los demás monstruos nunca le alababan e incluso le menospreciaban y esto le causaba también mucha vergüenza. Así que era tan vergonzoso que apenas hablaba con nadie, le gustaba pasar desapercibido y no tener que opinar o asustar. Prefería estar en su casa, sin que nadie le viera y no estar expuesto a los demás y experimentar esa inmensa y terrible vergüenza.

Una noche salió como cada noche del país de los monstruos decidido a superar su estúpida vergüenza y asustar a algún niño o niña. Llegó a una linda casita y se escondió debajo de la cama de una niña, esperando el momento para asustar a la pequeña. Y ese momento llegó, el cuento termino y sus papás dieron un beso de buenas noches a la niña. Robín seguía debajo de la cama, y justo cuando iba a asustar a la pequeña comenzó la vergüenza, su rostro se puso rojo, las manos le sudaban, la voz le temblaba y el corazón latía acelerado.

Entonces en ese mismo momento, ocurrió algo muy curioso y hasta gracioso, el monstruo que pretendía asustar a la niña, fue asustado por la niña. Estando debajo de la cama intentando superar su vergüenza, Robín el monstruo vergonzoso vio aparecer ante sí una cabeza boca abajo. Si no hubiese estado tumbado debajo de la cama, se hubiera caído del susto, tal fue el susto que se dio que se le pasó la vergüenza y emitió un intenso grito, cerrando los ojos.

Cuando volvió a abrir los ojos pudo comprobar que aquella imagen era la niña asomada boca abajo que le miraba riendo.

–          Hola!!-dijo la niña-me llamo Ce, siento haberte asustado. ¿Cómo te llamas?

El monstruo perplejo olvido su vergüenza y respondió a la pequeña.

–          Hola! Yo me llamó Robín. Se supone que tenía que asustarte yo a ti y ahora se van a reír de mí, los demás monstruos.

–          ¿Y porque no me has asustado?-preguntó la pequeña Ce, que había bajado de la cama y se había sentado al lado del monstruo.

–          Por qué me da vergüenza asustar. Soy un monstruo vergonzoso.

–          A mí no me pareces vergonzoso-dijo la niña.

Entonces Robín se dio cuenta de que estaba hablando con ella sin ruborizarse, que había sentido miedo con el susto, sorpresa con las palabras de la niña y comprensión ahora, pero no había sentido vergüenza, lo cual el alegro mucho.

Después de hablar con la pequeña Ce, descubrió que no debía temer la opinión de los demás que si no podía asustar a los niños, tal vez pudiese hacerse amigo de ellos y ayudarlos a dormir. No tenía que sentir vergüenza por ello.

Pero a la mañana siguiente cuando regreso al país secreto de los monstruos, ocurrió algo sorprendente. El medidor de sustos se había disparado con el susto que se dio Robín. Todos se volvieron a mirarle y Robín empezó a sentir algo de vergüenza esperando sus risas, pero entonces todos le aplaudieron y le dieron la enhorabuena. Habían pensado que el susto lo dio él a la niña y no la niña a él. Esto le pareció muy gracioso a Robín y no intento explicarlo a los demás monstruos porque había aprendido a superar su vergüenza y ya no le importaba la opinión de los demás. Se fue a su casa, esta vez no a protegerse de los demás si no a descansar.

Cada noche visitaba a su amiga Ce y a otros niños y niñas y los ayudaba a dormir. Consiguió explicar a los demás monstruos esta nueva idea, algunos le escucharon y otros no. Y desde entonces en el país secreto de los monstruos algunos continúan dedicándose a asustar y otros se dedican a ayudar a los niños y niñas a dormir. Ahora además de un medidor de sustos hay un medidor de dulces sueños. Algunos compiten por asustar a los niños y niñas y otros colaboran para ayudarlos a dormir.

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñaspodrán comprender que es la vergüenza, como se manifiesta físicamente y como no nos deja ser nosotros mismos. Comprenderán que es importante enfrentarse a la vergüenza y dar paso a otras emociones. Aprenderán también que a veces es bueno tener las propias ideas y no hacer lo que todos los demás hacen.

FICHA ACTIVIDADES CUENTOEL MONSTRUO VERGONZOSO.

  1. ¿Por qué creesque Robín era tan vergonzoso?
  2. ¿Qué cambios aparecían en su cuerpo cuando sentía vergüenza?
  3. ¿Qué cosas le daban vergüenza?
  4. ¿Crees que era exagerada su vergüenza?
  5. ¿Cómo supero esa emoción?
  6. ¿Qué descubrió hablando con la pequeña Ce?
  7. ¿Qué decidió hacer a partir de entonces?
  8. Piensa en alguna ocasión en la que hayas sentido vergüenza
    1. ¿Qué hiciste?
    2. ¿Cómo te sentías?
    3. ¿Cómo crees que puedes vencer la vergüenza?

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>