Cuento infantil : El jarabe de la invisibilidad

Cuento infantil para los niños y niñas tímidos. Para enseñar a los niños y niñas a perder el miedo a mostrarse a los demás.

Esta es la historia de la pequeña Carmela. Carmela era una niña delgada, que pocas veces miraba a los ojos de los demás. Trataba de llevar el pelo lacio cubriendo su rostro, para así ocultar su mirada. Como si al no ver pudiera evitar ser vista por los demás. Carmela era una niña muy tímida e intentaba siempre pasar desapercibida, por eso prefería no mirar a los ojos de los demás, por eso siempre caminaba como escondida, dando pequeños pasos, como caminando de puntillas.

Carmela era una niña muy tímida, no le gustaba hablar en clase, es más detestaba cuando la profesora le preguntaba y le tocaba contestar delante de los demás. Cuando tenía que salir a la pizarra, intentaba esconderse entre su cuerpo, cubrirse el rostro con su cabello, hasta se encogía para hacerse más pequeña y no ser vista. Pero nada de esto funcionaba, solo conseguía el efecto contrario. Todo aquello que hacía llamaba más la atención de los que la miraban y prestaban mucha atención. Entonces Carmela se sentía observada, su corazón latía más rápido, tenía mucho calor, sus manos comenzaban a sudar y su cara se ponía de color rojo. Carmela que notaba estas reacciones se ponía más nerviosa todavía y entonces su lengua se trababa y su voz se escondía. De este modo lo que ella temía se cumplía, Carmela acababa siendo el centro de atención y en lugar de esconderse, su cuerpo comenzaba a hacer cosas. Ella pensaba que no podía hacer más el ridículo y se sentaba enfadada, sintiéndose horrible y cruzaba los dedos para no tener que volver a salir a la pizarra en mucho tiempo.

Cuando esto ocurría Carmela llegaba a casa muy molesta, y sin ganas de hablar con nadie. Corría a su cuarto y comenzaba a llorar. Llorando así, en su cama, estaba una noche, deseo con todas sus fuerzas poder ser invisible y no ser vista por los demás y se quedó dormida. Cuando alguien golpeo suavemente su hombro:

-Despierta Carmela, despierta….

La niña abrió los ojos y se encontró una pequeña criatura en su almohada.

-¿Quién eres?-pregunto Carmela

-Soy Catalina el hada madrina. Ayer pediste un deseo y he venido a concedértelo. Ayer deseaste ser invisible ¿lo recuerdas?.-El hada madrina sacó un frasquito lleno de un líquido azul, en el que ponía “Jarabe de la invisibilidad”- Aquí lo tienes, solo tienes que poner unas gotas en tu lengua y te harás invisible durante unos minutos, nadie podrá verte. Pero recuerda solo unas pequeñas gotas.

Después de decir esto el hada madrina desapareció. A la mañana siguiente, cuando Carmela despertó creyó que aquello había sido un sueño. Pero encontró en su mesilla el Jarabe de invisibilidad. Probo unas gotas en su lengua y salió de la habitación a comprobarlo. Sus padres no la vieron pasar por el pasillo, se sentó en la cocina y a los pocos minutos se asustaron al verla allí sentada.

-¿Qué haces aquí? ¿Por dónde has entrado? No te hemos visto pasar.

Carmela estaba muy contenta, por fin podría conseguir pasar desapercibida. Desde aquel día guardaba su jarabe en la mochila y cuando lo necesitaba tomaba unas gotas. Pero como el efecto solo duraba unos minutos, en algunas clases tenía que tomarse varias gotitas.

En una de las clases, la profesora le pidió salir a la pizarra. Carmela tuvo que ponerse de pie con su jarabe en la mano, sin tiempo de tomar sus gotitas. Ya en la pizarra delante de todos dio un gran trago. Comenzó a hablar esperando hacerse invisible. Estaba pendiente del momento de desaparecer, estaba convencida de que desaparecería. Así no presto atención a las miradas de los demás no trato de esconderse y comenzó a hablar esperando volverse invisible.

Sin embargo,  esta vez no se volvió invisible, termino de hablar y todos podían verla. Pero había hablado sin miedo, no le había importado hacer el ridículo  y en lugar de estar molesta o enfadada, estaba orgullosa y contenta.

Aquella noche, el hada madrina Catalina volvió a visitarla y le dijo:

-Si tomas demasiado jarabe no hace efecto, bebiste un gran trago y por eso no te hizo efecto. Pero gracias a eso pudiste aprender una cosa el temor esta solo en tu cabeza. No tienes que esconderte, no tienes que hacerte invisible.

Desde entonces Carmela, poco a poco fue hablando en clase. Poco a poco comenzó a enfrentarse a su timidez y descubrió todo lo que se estaba perdiendo.

 Cuento infantil

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñaspodrán comprobar que la timidez está en sus cabezas. Que cuando dejamos de temer lo que nos da miedo, podemos desenvolvernos sin dificultad. Enfrentarnos a aquello que nos da miedo es la única manera de vencer el miedo.

 

FICHA ACTIVIDADES CUENTOEL JARABE DE INVISIBILIDAD.

  1. ¿Por qué crees que Carmela era tan tímida?
  2. ¿Cómo crees que se sentía Carmela?
  3. ¿Por qué crees que se disgustaba?
  4. ¿Crees que necesitaba el jarabe de invisibilidad?
  5. ¿Qué conseguía cuando tomaba el jarabe?
  6. ¿Qué ocurrió cuando dio un gran trago al jarabe?
  7. ¿Por qué pudo hablar delante de todo el mundo?
  8. Piensa en alguna ocasión en la que hayas tenido miedo a hacer el ridículo
    1. ¿Cómo te sentías?
    2. ¿Qué hiciste?
    3. ¿Crees que tenías razón al tener miedo?

 ficha el jarabe de invisibilidad_003

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346