Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.356 suscriptores

Cuento infantil: El castillo del silencio

Cuento infantil: El castillo del silencio

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas a escucharse a sí mismos para auto conocerse.

castilloEl pequeño Elías vivía en un lugar muy lejano. Elías siempre estaba hablando y haciendo mucho ruido. Pero Elías tenía un problema no sabía lo que le gustaba, desconocía que sabor de helado era su preferido, no sabía tampoco cuál era el color que más le gustaba, ni tampoco que es lo que le gustaba hacer.

Todo el mundo tenía gustos muy definidos y sabían cómo eran y lo que les gustaba. A su hermana le gustaban los helados de fresa, y el color azul, y le encantaba pasear en bici. A su amigo le encantaba nadar y le gustaban los helados de vainilla, el color preferido de éste era el amarillo. Al abuelo le encantaban los helados de menta y el color naranja y disfrutaba leyendo. Y así todo el mundo que Elías conocía tenía gustos y aficiones definidos.

Elías en cambio dudaba del sabor de helado que más le gustaba, desconocía cuál era su color preferido y solía hacer muchas cosas, sin hacer ninguna porque no sabía que es lo que le gustaba hacer.

Una tarde en la que Elías estaba disgustado, pensando en esto y sin saber qué hacer, porque desconocía lo que le gustaba hacer. Su abuelo se acercó a él:

-¿Qué haces aquí Elías? ¿Por qué no te vas a jugar o a dar una vuelta con la bici con tu hermana?

Elías respondió:

-No me voy porque no sé lo que me gusta hacer. Ni siquiera ser cual es mi color preferido o el sabor de helado que me gusta.

El abuelo le dijo entonces:

-Eso es porque siempre estás haciendo mucho ruido y no te escuchas a ti mismo. En tu interior sabes perfectamente lo que te gusta, pero debes escucharte a ti mismo para saberlo.

-¿Y cómo hago eso abuelo?-pregunto el niño.

-Ven conmigo-le dijo el abuelo.

Juntos fueron al desván de la vieja casa del abuelo. Y el abuelo le explico.

-Este desván en el que nos encontramos, no es un desván normal y corriente. Cierra los ojos y escucha ¿oyes algo?

En el desván no se oía nada. Elías negó con la cabeza porque solo se escuchaba el silencio. El abuelo continúo explicando:

-Este desván es mi castillo del silencio. En realidad no es un desván es un lugar mágico al que yo llamo el castillo del silencio. Aquí vengo cuando necesito encontrarme a mí mismo y saber qué es lo que me gusta. Aquí me quedo callado, en silencio y entonces puedo escucharme a mí mismo y es mi voz interior la que me dice lo que quiero saber.

Elías se quedó en aquel lugar mágico, el castillo del silencio de su abuelo. Se quedó callado y en un principio pensó que era aburrido y que no serviría para nada. Pero cuando llevaba un rato callado escucho su voz interior y esta voz le dijo lo que quería saber. Desde aquel día Elías sabía que sus helados preferidos eran los de chocolate, que el color que más le gustaba era el verde y que le encantaba patinar.

Desde entonces cada vez que quería saber algo sobre sí mismo, acudía a aquel castillo del silencio a escucharse a sí mismo.

TRABAJAMOS CON EL CUENTO

A través de la lectura del cuento, los niños y niñas podrán comprender la importancia de conocerse a uno mismo. A veces es complicado conocerse a uno mismo, pero para encontrarnos basta con escucharnos, podrán darse cuenta de la importancia de reflexionar e indagar en su interior en busca de las respuestas.

FICHA ACTIVIDADES CUENTO EL CASTILLO DEL SILENCIO

  1. ¿Qué es lo que le pasaba a Elías?
  2. ¿Por qué crees que no sabía que es lo que le gustaba?
  3. ¿Cómo crees que se sentía?
  4. ¿Qué tenía de especial el desván de la casa del abuelo?
  5. ¿Por qué estando en silencio encontró las respuestas?
  6. ¿Cómo crees que se sintió al saber qué es lo que le gustaba?
  7. ¿Qué tuvo que hacer para saberlo?
  8. Piensa en alguna ocasión en la que hayas necesitado saber qué es lo que te gusta y como eres
    1. ¿Te resulto fácil?
    2. ¿Cómo lo hiciste?
    3. ¿Cómo te sentías?

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>