Cuando mi hijo sufre bullying o acoso escolar

Cada vez con más frecuencia los medios nos informan sobre alarmantes casos de bullying y sus trágicas consecuencias. Al conocer los desenlaces y tomamos consciencia del sufrimiento que ha tenido que pasar la víctima para terminar de ese modo, es entonces cuando nos percatamos de algo, con lo mal que lo estaba pasando ¿cómo puede ser que nadie se haya dado cuenta? ¿Nadie podía ayudarle? Y ¿qué está pasando en los centros escolares, y en la sociedad?

El fenómeno del bullying o acoso escolar es una realidad que se extendiese a una velocidad de vértigo y ante la que permanecemos como espectadores pasivos e impotentes. Muchas son las familias que tienen dudas ¿cómo podemos saber si mi hijo sufre bullying? Y en caso afirmativo ¿Qué tenemos que hacer cuando hemos confirmado l acoso?

bullying o acoso escolar

¿Cómo podemos saber si mi hijo sufre bullying?

 

El acoso escolar suele permanecer oculto, hay una ley no escrita en las aulas, una ley del silencio, que todos acatan estrictamente, e incluso, y sobre todo la propia víctima. Es por ello que detectar el bullying puede resultar complicado. Algunos consejos útiles que podemos seguir son los siguientes:

  • La víctima del bullying prácticamente nunca cuenta lo que le pasa, permanece en silencio y sufre una violencia de la que no puede escapar (menos aun cuando está violencia se esconde). Por lo tanto no podemos esperar a que nos lo cuenten. Solo podemos prestar atención a señales de alerta.
  • Cambios en su estado de ánimo y conducta: tristeza, apatía, ansiedad, estrés.
  • Dificultad para dormir.
  • Normalmente pone escusas para no ir al colegio. Puede parecer enfermo, e incluso llegan a faltar a clase.
  • No tiene ningún amigo. Algunos chicos y chicas son solitarios, pero no nos referimos a chicos o chicas solitarias, la víctima del bullying no recibe llamadas, no es invitada a salidas, cumpleaños, etc., se sienta solo en el autobús, en clase apenas interacciona con sus compañeros, etc.
  • A veces pierde objetos personales o se le rompen, sin explicación lógica aparente.
  • Las notas descienden, aunque sean buenos estudiantes, cuando una persona sufre bullying suele apreciarse un descenso en sus notas.

Cuando mi hijo sufre bullying ¿Qué pasos tenemos que seguir una vez detectado el bullying?

  • En primer lugar trata de normalizar y no alarmarte y alarmar al menor. Es fundamental que refuerces cada vez que cuente algo y que no presiones o generes reacciones de miedo ante las represalias, etc.
  • Habla con alguna asociación. Hay muchas asociaciones gratuitas que disponen de recursos, información, pautas a seguir, etc. Además seguramente encontréis familias que han pasado por la misma situación.
  • Informar al centro: tutor, profesorado, AMPA, etc. Los centros educativos deben intervenir. Es importante que tanto el centro como vosotros mantengáis una línea de actuación común que se base en proteger al menor.
  • También puedes hablar con la Inspección Educativa.
  • Consultar con un médico u otros especialistas puede ser de gran ayuda.
  • La policía también os puede ayudar e informaros sobre la posibilidad o no y la conveniencia o no de denunciar los casos de acoso escolar.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346