Cómo elogiar a los niños

Cómo elogiar a los niños

Los elogios son parte importante de la educación de los niños y niñas. El elogio es el reconocimiento de los méritos o cualidades de una persona, mediante expresiones, gestos, actitudes,…. A través del elogio le decimos al niño o la niña sus cosas favorables, le hacemos saber que han hecho bien y, lo que es más importante, que nos hemos dado cuenta y lo valoramos. Elogiar al niño y la niña es muy importante para su desarrollo, ya que contribuye a fomentar el desarrollo de una sana autoestima, y favorece la confianza.

La importancia de los elogios

Los elogios deben acompañar la educación del niño y la niña. Es muy importante evitar los reproches, o al menos combinarlos en igual medida con los elogio. Con un elogio conseguimos muchísimo más que con los reproches, veamos los beneficios de los elogios:

  • A través del elogio alimentamos la autoestima del niño/a.
  • Le hacemos ver que nos hemos dado cuenta de que lo ha hecho bien y de que lo valoramos.
  • Con el reproche creamos tensión y, sin darnos cuenta, atacamos su autoestima, en cambio con el elogio conseguimos un sentimiento de bienestar y eliminamos tensiones.
  • Los elogios ayudan a la construcción de un autoconcepto sano y ajustado.
  • El elogio contribuye al desarrollo de la confianza y la seguridad en sí mismo. Aprenderán a creer en sí mismos.
  • Los elogios favorecen los aprendizajes, ya que les animamos a seguir por el mismo camino, a no tener miedo de probar cosas nuevas.
elogiar, autoestima, escuela de padres
Cómo elogiar al niño

 

Cómo elogiar a los niños y niñas

Cierto es que los elogios tienen muchos beneficios para la educación de los niños y niñas. Sin embargo, también es importante saber elogiar a los niños y niñas. Si no elogiamos de manera adecuada podemos eliminar los beneficios y lograr los efectos contrarios. Veamos algunas pautas para elogiar a los niños y las niñas.

  • Elogios creíbles y realistas. El primer punto a tener en cuenta es que los elogios han de ser creíbles por el niño o la niña, es decir han de ser realistas. Es muy importante que los niños y niñas perciban que nuestra valoración favorable es real y no supone un intento de hacerles sentir bien. En lugar de elogiar todo lo que hagan, trata de elogiar cuando suponga un reto para ellos.
  • Elogios no demasiado exagerados. Este punto está en relación con el anterior, un elogio exagerado puede parecer forzado. Nuestros pequeños no son tontos y perciben esas cosas, pudiendo llegar a interpretar de forma errónea el elogio.
  • Elogios centrados en el proceso y no en el resultado. Por ejemplo cuando el niño o niña aprende a atarse los cordones podemos elogiarle diciendo “me gusta cómo te has esforzado y has aprendido a hacerlo solo” en lugar de “que bien te has atado los zapatos”. Con la segunda opción nos centramos en el resultado y conseguimos que cada vez que el niño o niña se ate los zapatos busque nuestro elogio, en cambio con la primera opción nos centramos en el proceso y le animamos a seguir buscando nuevos aprendizajes y esforzarse.
  • Cuando no logre algo, evitaremos reproches y le animaremos a seguir intentándolo. En relación con el punto anterior podemos señalar que en estos casos podemos elogiar el esfuerzo y los acercamientos al objetivo, como decíamos antes, nos centramos en el proceso y no en el resultado.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies