La interminable brecha salarial: causas y consecuencias

Todas hemos escuchado alguna vez sobre la famosa y poco querida brecha salarial de género. A pesar de que los derechos de las mujeres ha ganado mucho terreno y se ha logrado equipararlas con sus pares masculinos en varias áreas, el tema del salario sigue siendo una de las batallas a conquistar. Aunque el principio de igualdad de retribución se introdujo en el Tratado de Roma en 1957, la brecha salarial de género persiste, y en los últimos años solo ha logrado mejoras mínimas.


La brecha salarial es la diferencia entre los salarios percibidos por los trabajadores de ambos sexos, calculada sobre la base de la diferencia media entre los ingresos brutos por hora de todos los trabajadores.

Sin duda, se trata de un problema que afecta de sobre manera al desarrollo profesional de todas las mujeres, pero no es lo único. La brecha salarial no solo es una cuestión de desigualdad o discriminación de género, sino que también puede tener una enorme influencia en el bienestar psicológico y la calidad de vida de las mujeres. Uno de los principales temas que abordamos en Laboratoria Plus


Cuesta creer que en pleno siglo XXI, la brecha salarial siga siendo un tema de debate. La cifra de mujeres que cuentan con mismos puestos y roles que los hombres, pero peor remunerados siguen siendo demasiadas. No importa cuánto se haga por reducir esta desigualdad, la cantidad de años de discriminación de género han calado hondo en la sociedad que sigue viendo a las mujeres en un rol inferior, sumiso y poco valorado.

Por ese motivo es que prepararse con firmeza y dedicación es fundamental para poder pelear estas batallas y, en muchas ocasiones, necesitamos a alguien que nos acompañe en el camino. En Laboratoria Plus contamos con talleres de mentoría y liderazgo para acompañarte en el camino de crecer profesionalmente y de brindarte todas las herramientas necesarias para que tu esfuerzo conlleve la recompensa que merece.

En un mundo que sigue siendo dominado por el patriarcado, existen tres factores fundamentales que explican por qué las mujeres todavía no pueden acceder a puestos mejor remunerados o mejor valorados socialmente que aún pertenecen al monopolio de los hombres.

1. Estereotipos de género

brecha salarial

https://www.freepik.es/foto-gratis/mujer-limpiando-su-casa_4205231.htm#fromView=search&page=1&position=29&uuid=9d8516e5-6c83-47a6-9a2c-3170c3c3a00e

Durante siglos, la sociedad ha visto al hombre como el proveedor de recursos y soluciones mientras que ha relegado a la mujer a las ocupaciones relacionadas con la familia y el hogar que eran consideradas menos relevantes y conllevaban menor esfuerzo. Con el correr del tiempo, las mujeres comenzaron a demostrar su competencia y habilidades para desempeñar las mismas funciones que los hombres, tanto en el ámbito creativo e intelectual como profesional, pero no fue aceptado de la misma manera.

En la actualidad siguen existiendo personas que piensan que los hombres están mejor preparados para ocupar puestos de mayor jerarquía en áreas como la ingeniería, la programación o los negocios y que deberían seguir ocupando roles “menores” como la enseñanza y la enfermería ya que está familiarizadas con este tipo de actividades.

2. Desigualdad en la visión de las habilidades profesionales

Más allá de los estudios científicos y psicológicos que confieren a las mujeres mayor facilidad para la multitarea que los hombres y mejores competencias profesionales en determinados ámbitos y tareas, aún persiste la ideología patriarcal de que los hombres son más competentes.

El problema de esta consideración errónea, es que les otorga mayor valor a los hombres para acceder a puestos de más responsabilidad y mejor remuneración, relegando a las mujeres y reduciendo sus posibilidades de aspirar a ascensos o crecer profesionalmente.

3. Desvalorización del rol femenino

https://www.freepik.es/foto-gratis/adulto-joven-lidiando-sindrome-impostor_32221473.htm#fromView=search&page=1&position=11&uuid=4faf9e7b-c41b-4e97-bac8-0836964f3ed0

Es un poco absurdo decirlo, pero en muchos ámbito se sigue considerado a la mujer como el género “débil”. Esta fuerte crítica social no solo las corre de un papel protagónico, sino que hace que muchas de ellas se crean incapaces de desempeñar determinados roles profesionales por la presión social ejercida sobre ellas. ¿El resultado? La acaparación de los hombres de los puestos más elevados, con mayor reconocimiento social, relevancia y remuneración.

Todas estas falsas creencias perpetúan a la mujer en trabajos menores que, en consecuencia, suelen ser peor remunerados. Además, sigue existiendo la realidad de que, en la mayoría de los casos, siguen siendo ellas las que se ocupan de las tareas del hogar y el cuidado de los hijos. Aunque se ha avanzando mucho en este sentido, aún falta recorrido.

El tema de la brecha salarial sigue generando controversias y, mientras estos factores sociales persistan, seguirá sucediendo. Es por eso que desde Laboratoria Plus nos comprometemos a ayudar a cada mujer a convertirse en la profesional que desea ser, líder de su vida y de su carrera y dueña legítima de todos sus logros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *