El espejo ▷ Actividad para desarrollar una autoestima sana

Juego educativo para lograr un conocimiento adecuado de uno mismo y una autoestima sana

Objetivos del juego: El espejo ▷ Una autoestima sana


  • ▷ Enseñar a los niños y niñas a conocerse, valorarse y quererse a sí mismos.
  • ▷ Desarrollar una autoestima sana.
  • ▷ Enseñar a los pequeños a ver sus cosas buenas.

En qué consiste el juego

El juego consiste en fomentar la reflexión sobre uno mismo, enseñándoles a valorarse y quererse mediante el conocimiento de sus cualidades. Los pequeños crearán dos espejos especiales que representen como son y cómo les gustaría ser. De esta forma harán un análisis inconsciente de sus cualidades positivas y negativas.

Les enseñaremos por un lado que todos tienen cualidades positivas y por otro que el valor de las personas no está en sus cualidades ya que estas no son permanentes y podemos perderlas y cambiarlas. Con este sencillo juego les enseñamos a valorarse y a creer en ellos mismos. Les inducimos a hacer una reflexión personal sobre sus propias cualidades.

Participantes en la actividad

Niños y niñas de 8 años en adelante.

Materiales para el juego educativo

  • Espejo, cartulina con dos espejos. Lápices, rotuladores, bolígrafos, pinturas, revistas, pegamento, tijeras, etc.

Instrucciones para desarrollar la actividad en el aula

Preparación: Le entregamos a cada participante una cartulina con los dos espejos.

Explicación: Les explicamos lo siguiente, vamos a mirarnos en un espejo y observar nuestras cualidades. Los espejos nos devuelven nuestra propia imagen, aquello que se ve a simple vista como el color del pelo y lo que no se ve, como la alegría reflejada en la mirada y en la sonrisa. Cuando miramos nuestra imagen en un espejo observamos lo que somos por dentro y por fuera, pero si nosotros nos cambiamos a nosotros mismos, la imagen que nos muestra el espejo cambia también. Por ejemplo, si yo sonrío el espejo me devuelve una imagen sonriente de mí mismo, si yo estoy enfadado, me devolverá una imagen enfadado de mí mismo.

Vamos a observar cada uno de nosotros nuestra imagen actual en el espejo y pensaremos cuales son nuestras cualidades positivas (tengo el pelo muy bonito, parezco muy simpático, etc.) y cuáles son nuestras cualidades “negativas”(no soy muy alto, no soy muy alegre, etc.), que aparecerán reflejadas en el espejo.

Después de observarnos haremos una lista con las cualidades que el espejo nos ha devuelto de nuestra imagen. La lista tiene que tener por lo menos 10 cualidades en total.

Cuando todos hayan completado la lista, después de observar la imagen que les devuelve el espejo, les entregamos la cartulina con los dos espejos. En uno de ellos pondrá ¿Cómo soy yo ahora? Y en el otro pondrá ¿Cómo quiero ser? Y les explicamos la siguiente parte de la dinámica: Después de hacer la lista, cogeremos el material que necesitemos, hojas de periódico, cartulinas, papel de seda, pinturas, rotuladores, etc. y empezaremos a representar nuestra imagen de ahora en el espejo ¿Cómo soy yo ahora?, basándonos en nuestra lista de cualidades.

Cuando hayamos completado este espejo, nos pondremos a representar cómo queremos ser, en el otro espejo, para ello nos basamos en las cualidades representadas en el espejo ¿Cómo soy yo ahora?, las cualidades que queramos mantener las mantenemos y podemos mejorarlas un poco, para las que queramos cambiar empleamos el mismo material que habíamos usado y las transformamos.

Cuando todos tengan sus espejos preparados, reflexionamos con ellos del siguiente modo, les diremos: mirar ahora cada pareja de espejos, antes eran todos iguales ahora cada uno de ellos es único, irrepetible y especial como cada uno de vosotros. Vamos a explicar cada uno  lo que ha puesto en sus espejos y porque lo ha puesto y como lo ha transformado.

Cuando todos hayan terminado de hablar, les diremos pues ahora podemos ver que las cualidades que tiene nuestro espejo ¿Cómo soy yo ahora? las hemos creado y colocado nosotros mismos, y el espejo nos ha devuelto esa imagen y por lo tanto si cambiamos la imagen que nos devuelva el espejo será diferente. Que cada uno podemos decidir cómo queremos que sea la imagen que nos muestra el espejo, que podemos decidir cómo queremos ser y crear nuestras cualidades.

El papel de los progenitores en la Autoestima sana de los niños

Los padres y madres tienen un papel fundamental en la autoestima sana de los niños y niñas. Conocer la influencia determinante que nuestras actitudes pueden tener en su autoestima y tomar conciencia de la misma resulta fundamental para potenciar un desarrollo sano de la misma. Es la armadura que les va a permitir enfrentarse a adversidades, conflictos y dificultades y en definitiva será la base de su bienestar.

 

La autoestima es la valoración que cada uno hace de sí mismo, incluye creencias, actitudes y emociones relacionadas con uno mismo. La autoestima es una construcción personal, es decir, nadie nace con alta o baja autoestima, sino que esta se va configurando a lo largo del tiempo, a través de la experiencia.

En la construcción de la autoestima tienen mucha influencia las experiencias sociales tempranas, es decir, como la persona interpreta que le valoran los demás y como se siente con esa valoración, son los elementos determinantes de la autoestima. Siendo los progenitores las figuras más cercanas en la primera infancia, son las más influyentes en este periodo en la construcción que cada niño y niña hace de su propia autoestima.

Los progenitores son las primeras figuras de socialización en la vida de los niños y niñas, como tales, son los primeros que ofrecen una imagen de sí mismo al niño. Vamos a entender cómo se produce este proceso.

  • Los progenitores funcionan como un espejo que les devuelve una imagen al niño.
  • Con la imagen que recibe, el niño forja su autoconcepto, toma conciencia de su yo.
  • Interpreta la imagen que le devuelven y desarrolla unas emociones en relación a esa imagen y el resultado puede ser una imagen positiva o negativa, dependiendo del mensaje que le enviamos, de la interpretación que hace y sobre todo, de cómo se siente con dicha interpretación.
  • Poco a poco en futuras interacciones con otras personas, irá añadiendo matices a su imagen y definiendo su autoestima. Pero la base en la que se apoya es en esa primera construcción, en el seno de la relación familiar.

Pautas para favorecer el desarrollo de una sana autoestima.

  • Presta atención a tus actitudes y conductas, para tomar conciencia de la imagen de sí mismo que le transmites al niño. En este sentido evita criticar, comparar, etiquetar, juzgar, etc.
  • Presta atención a cómo interpreta el niño la imagen que le estamos dando y, sobre todo a cómo se siente el niño con dicha imagen. Ayúdale a hacer interpretaciones ajustadas y positivas y evita las emociones negativas.
  • Proponle metas asequibles pero que supongan un reto, de este modo podrá demostrarse que es capaz y podrá ir desarrollando su autoestima.
  • Elogia sus logros, pero emplea elogios creíbles.
  • Analiza tu manera de decir las cosas, para saber cómo le llegan al niño.
  • Respeta su forma de ser y de actuar. Si muestras una atención de aceptación y de respeto hacia su persona, él o ella podrá hacer lo mismo.

© 2018 | Educa y Aprende ▷ El espejo, juego educativo para desarrollar una autoestima sana. Juegos educativos

Puedes valorar este artículo?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No votes so far! Be the first to rate this post.

¡Lamentamos que esta publicación no te haya sido útil!

¡Permítanos mejorar esta publicación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies