El acoso escolar no es cosa de niños

Cada día escuchamos más noticias sobre el acoso escolar, casos que se convierten en una tortura que muchos niños y niñas viven cada día. Esos casos de acoso que dejan terribles consecuencias en las víctimas y en el peor de los casos tienen trágicas salidas. El acoso escolar es una dramática realidad que se vive cada día en los centros escolares. Es una realidad que aparece como consecuencia de nuestras sociedades y de una permisividad pasmosa ante la violencia, la intolerancia y la falta de respeto. Es fundamental tomar en serio el acoso escolar, es un problema real, es un problema grave y no es cosa de niños. A menudo podemos pensar que determinados actos previos al acoso, son simples juegos de niños, cosas de chiquillos, peleas o bromas normales en su edad y por eso miramos para otro lado. Sin embargo, esas bromas, esas cosas de niños suelen ir a más y se convierten en una auténtica tortura para las víctimas. Ha llegado el momento de mirar directamente al acoso escolar, de tomarnos la violencia como un problema grave y actuar desde su origen, no solo cuando veamos las consecuencias. Lo mejor que podemos hacer ante el acoso escolar, es prevenirlo.

acoso escolar

La importancia de tener en cuenta el acoso escolar desde el principio

Con mucha frecuencia miramos para otro lado, sabemos que el acoso escolar es un problema grave, y nos cuesta reconocer que delante nuestra puede haber un caso de acoso. Preferimos no alarmarnos y esperar,  pensamos “seguramente sean cosas de niños, son juegos normales de su edad, bromas,” etc… pensamos que “es mejor dejar que ellos aprendan a solucionar sus problemas”, “no podemos estar metiéndonos en sus cosas constantemente”. De esta manera dejamos impunes múltiples actos de acoso o previos al acoso, de esta manera permanecemos ciegos a la violencia en las aulas y nos engañamos a nosotros mismos.

No debemos confundir darles autonomía, con permitir el acoso. Es decir, es cierto que los niños y niñas necesitan aprenden a desenvolverse solos y a solucionar sus propios problemas. Pero siempre y cuando estos problemas no impliquen un acto de violencia contra ellos, una falta de respeto o peor aún un acoso que es vivido como una tortura ante la que no se ve salida. Dejar que los niños y niñas desarrollen su autonomía no debe ser incompatible con educarlos en la igualdad, en el respeto, en la tolerancia y la no violencia. Ya no se trata tanto del acto en sí, sino de las actitudes que implican  ese acto, es fácil distinguir en una pelea o riña, cuando ésta se produce entre iguales o cuando lleva implícita una relación asimétrica de dominio-sumisión.

maltrato infantil

Consejos para actuar ante el acoso escolar

  • La prevención es fundamental. Prevenir el acoso escolar supone prestar atención a cualquier pequeño acto, recuerda la diferencia entre los simples juegos y los actos de acoso (o previos al acoso), está en las actitudes de los implicados: cuando es un juego la relación es simétrica, cuando no lo es entramos en una actitud de dominio-sumisión.
  • Educa en valores, en el respeto y la tolerancia.
  • No debemos permanecer impasibles a la violencia de cualquier tipo, ante cualquier persona o ser y educar a nuestros niños y niñas para que condenen estos actos trágicos.
  • Educación emocional, para favorecer la convivencia, reforzar la autoestima y fomentar las habilidades sociales.
  • Si ya tenemos acoso escolar: actúa, habla con la víctima, encárgate de protegerla y respetarla, ponte en contacto con asociaciones y con el centro escolar y pon remedio a la tortura.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.


Notice: Undefined index: deny_text in /home/educayaprende/public_html/wp-content/plugins/click-datos-lopd/public/class-cdlopd-public.php on line 346