Acaba con las rabietas en 5 pasos

Rate this post

Las rabietas son habituales en determinadas etapas del desarrollo, formando parte del mismo. Cuando ocurren las rabietas pueden convertirse en una conducta muy molesta para las familias, que en muchas ocasiones resultan complicadas de manejar y erradicar.

Acabar con las rabietas es posible y es necesario para el desarrollo del niño.

Las Rabietas

Las rabietas son una manera de expresar frustración, enfado y otro tipo de malestar emocional. Ante determinadas emociones el niño aún tiene dificultades para reconocerlas y expresarlas de un modo más positivo. Al no disponer de recursos, suele ocurrir que el pequeño explote en un estallido de patadas, gritos, llantos, etc….que es lo que conocemos como rabieta.

Es muy importante enseñar a los pequeños a gestionar sus emociones de un modo más positivo para ellos. Desarrollar su tolerancia a la frustración para que de este modo no se dejen vencer por la misma llegado el momento.

Las rabietas son un desafío para muchas familias, en muchas ocasiones parece que cuanto mayores sean los intentos para acabar con ellas, más se intensifican y más complicado resulta acabar con las rabietas.

 

Acabar con las rabietas en cinco pasos.

Acabar con las rabietas es posible. Veamos unos sencillos pasos para acabar con las molestas rabietas.

  1. No prestes atención a la rabieta. Para acabar con las rabietas es imprescindible no reforzar este tipo de conducta.
  2. Mantén la calma. Es muy importante entender lo que significan sus rabietas y no tomarlas como algo personal o perder los nervios. Para acabar con las rabietas debemos esperar a que el niño se calme.
  3. Sé firme y constante, aunque sus llantos, gritos y patadas se intensifiquen, no prestes atención a las mismas. Espera a que se calme.
  4. Ayúdale a identificar las emociones cuando este relajado. Para acabar con las rabietas debemos actuar sobre su causa y para ello debemos llegar a la emoción que la provoca. Enseñar a los niños a identificar las emociones y expresarlas de un modo más adecuado es la clave para acabar con las rabietas.
  5. Dale la oportunidad de expresarse, si el niño tiene otros modos de expresarse no tendrá que recurrir a las rabietas para ello. Igualmente procura que libere sus tensiones del día a día de un modo más positivo, de este modo no acumulará tensiones que desemboquen en una rabieta.

 01Rabietas

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies