Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.355 suscriptores

10 Reglas para manejar las Rabietas

Una conducta habitual en los más pequeños son las rabietas. Las rabietas pueden venir provocadas por distintas situaciones, por lo general son su forma de expresar una frustración o un enfado, es una explosión de rabia provocada por diferentes causas.

Los niños y niñas, sienten un malestar o frustración, justificado o no y ante la dificultad de manejar esa emoción de manera adecuada, la expresan mediante una rabieta.

Esto ocurre porque han aprendido algo, aunque no sean conscientes de ello, han aprendido que ante una rabieta reciben una respuesta del adulto en ocasiones la que ellos desean, aunque no siempre la mejor para la situación. Es importante que aprendamos a manejar estas conductas de los pequeños, que les enseñemos a controlar su frustración y a expresar sus emociones de forma adecuada y productiva.

 Impulsos

¿CÓMO ACTUAR ANTE LAS RABIETAS DE LOS PEQUEÑOS?

La regla general ante una rabieta es actuar para que esta conducta no se haga habitual y nuestros niños y niñas aprendan nuevas formas más productivas de enfrentarse a situaciones frustrantes.

Es fundamental que aprendan esto, puesto que generalizaran este aprendizaje emocional y les llevará a ponerlo en práctica en su vida adulta. Los adultos tienen conductas similares, solo que las rabietas de adultos ocurren con otro tipo de manifestación conductual como ansiedad.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

10 REGLAS PARA MANEJAR LAS RABIETAS

  1. No debemos prestar atención a la rabieta. Si respondemos de forma automática a la rabieta, no dejamos que el pequeño aprenda a tolerar esa frustración. Debemos enseñarle que con las rabietas no consigue su objetivo.
  2. Espera a que el pequeño se calme, y entonces actúa.Cuando el pequeño este efectuando una conducta de rabieta, deja que siga con la conducta y no le prestes atención a la misma. En todo caso recuérdale que debe calmarse. Cuando este calmado actúa.
  3. Explícale con calma, sin alterarte, que cuando se tranquilice le prestarás atención y te pondrás con él a solucionar la situación.
  4. No pierdas los nervios, un enfado por tu parte, es una forma de prestar atención. Y enseñas al pequeño que su rabieta funciona. Además si te alteras el pequeño no se relaja.
  5. Se firme y constante, pero muéstrale cariño y no enfado. Dile algo así como: “si no te calmas no sabemos lo que te pasa, cuando te tranquilices nos lo explicas y hacemos algo”.
  6. Desvía la atención del niño o niña hacia otra cosa.  Si puedes en el momento de la rabieta o justo antes de que empiece, desvía la atención del pequeño. Cambia de tema de conversación o muéstrale algo que le guste.
  7. Procura que los pequeños descarguen tensiones, llévalo al parque, a montar en bici, usa el sentido del humor. Practicar deporte es fundamental para este objetivo.
  8. Actúa como ejemplo, cuando te sientas frustrado o enojado, trata de controlarte y no perder los nervios. Maneja tu frustración de forma productiva.
  9. Dialoga con él, expresa tus emociones y procura que ellos se sientan cómodos para hacerlo de una manera adecuada y sana.
  10. No juzgues a los niños o niñas. Se compresivo y critica en todo caso su comportamiento, explicándole cómo te sientes, no critiques al niño o niña.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

>