10 Pautas para fomentar la confianza en los niños y niñas

La confianza en uno mismo implica creer en las propias capacidades y aporta la fuerza para lograr las metas y objetivos personales. Desarrollar la seguridad en las propias cualidades y la confianza en las habilidades personales en los niños y niñas, les proporcionara una fuerza que será la clave para enfrentarse a los retos de su día a día y de su vida futura, siendo por lo tanto la llave para su bienestar actual y futuro.

¿Qué significa confiar en uno mismo?

Confiar en uno mismo es creer en el propio yo y estar seguro de las aptitudes personales.

La confianza es la base para una autoestima adecuada y un desarrollo sano, permitiendo el bienestar psicológico. La persona que confía en si misma tendrá valor para lograr sus metas sin miedo a fracasar, podrá enfrentarse a los retos y afrontar los fracasos.

La seguridad es clave para no dejarse llevar y forjar una personalidad fuerte, permitiendo desenvolverse en las interacciones sociales de manera exitosa. Las personas seguras establecen lazos afectivos seguros y no dependen de los afectos de otros, porque están seguros de sí mismos y estiman sus aptitudes, capacidades, habilidades, cualidades y características personales.

 Confianza y seguridad

¿Qué aporta la confianza en los niños/as?

  • Favorece una sana autoestima.
  • Es clave para sus habilidades sociales y les permite establecer relaciones sociales exitosas.
  • Les proporciona la fuerza para lograr sus metas y enfrentarse a los retos diarios.
  • Es la base de un desarrollo emocional sano, evitando las dependencias afectivas.
  • La seguridad en uno mismo les ayuda a hacer interpretaciones más realistas de la realidad que les rodea, siendo básica para su bienestar mental.
  • Multiplica sus aprendizajes, ya que no temerán el fracaso. Al no temer fracasar, no temerán experimentar, preguntar y aprender.
  • Les protege de manipulaciones y evita que se dejen llevar por otras personas.

10 Pautas para fomentar la confianza en los niños y niñas

  1. Evita las etiquetas y los juicios de valor.
  2. Critica la conducta, no a la persona.
  3. Hazle saber y ver qué crees en él/ella. Si ellos perciben que tú crees en ellos, creerán en sí mismos.
  4. Permite que se enfrente a retos y que los supere, es la manera de generar autoconfianza en sus aptitudes. Puedes comenzar por pequeños retos asequibles y poco a poco dejar que se enfrente a más retos.
  5. Enséñale a aprender de sus errores y fracasos. No deben temer fracasar, ya que es una parte importante del proceso de aprendizaje.
  6. Ayúdale a aprender de los errores, deja que se cuestione que es lo que ha hecho mal, y que se dé cuenta de lo que tiene que corregir o cambiar.
  7. Crea un clima de confianza donde no tenga miedo de ser el mismo.
  8. No le evites los conflictos, deja que se enfrente a sus propios conflictos. Dale consejos para que pueda desenvolverse y salir airoso de los conflictos, pero deja que él solo se enfrente a las situaciones conflictivas.
  9. Anímale para que consiga sus metas y no renuncie a ellas. No renunciar es la clave para lograrlo.
  10. Muéstrale tu amor y apoyo incondicional, es fundamental que sienta seguridad por tu afecto.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies