Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.958 suscriptores

El vínculo de apego con el bebé

Los bebés son personas en pleno desarrollo, en estos primeros meses y años de vida, formaran las bases de su futuro, tanto de su identidad, como de su manera de comportarse o de relacionarse con los demás. El apego también se desarrolla en estos primeros momentos y es muy importante porque va a determinar los patrones afectivos de nuestros bebés. El vínculo de apego con el bebé es esencial para su desarrollo sano y su bienestar.

 

vínculo de apego

El vínculo de apego

El bebé nace completamente indefenso, necesita de los cuidados de los adultos más cercanos para sobrevivir. El bebé tiene necesidades que cubren los cuidadores adultos más cercanos al bebé, normalmente los progenitores. De algún modo el bebé es consciente de estas atenciones y de la importancia de las mismas para su supervivencia y por ello establece un vínculo muy especial con aquellos adultos que le atienden, el vínculo de apego. Este vínculo de apego es un vínculo muy especial ya que dará lugar al patrón de apego que el bebé tenderá a repetir en futuras interacciones y relaciones.

  • Vínculo de apego sano y seguro. El vínculo de apego sano y seguro aparece cuando el bebé confía en que sus necesidades serán atendidas por sus figuras de apego. Cuando el bebé tiene esa seguridad, no desarrolla ansiedad cuando se aleja la figura de apego, porque está seguro de su regreso y de la atención de sus necesidades.
  • Vinculo de apego inseguro. Este tipo de vínculo de apego aparece cuando el bebé no tiene la seguridad de que sus necesidades serán atendidas por sus figuras de apego. La inseguridad puede dar lugar a patrones de apego dominados por la dependencia y la ansiedad cuando la figura de apego se aleja, o por la evitación de los afectos y las muestras de afectos.

Consejos para un vínculo de apego sano con el bebé

Es muy importante procurar un vínculo de apego sano y seguro con nuestros bebés, ya que serán determinantes para sus futuras interacciones.

  • Atiende sus necesidades, sobre todo las necesidades emocionales y afectivas. No se trata de ir corriendo y dejar todo lo que estemos haciendo, pero sí de hacer que el bebé se sienta atendido.
  • No escatimes en gestos de cariño. Podemos pensar que le estamos malcriando, pero los bebés necesitan los gestos de cariño, necesitan percibirse queridos.
  • Coge al bebé en brazos a menudo, a veces podemos pensar que cogerle en brazos es malcriarlo, pero necesita notar nuestro cariño y nuestro calor.
  • Evita chantajes emocionales, no le digas si no te portas bien no te voy a querer, o cosas por el estilo.
  • No juzgues, etiquetes o compares al bebé con otros niños cercanos. La comparación puede dañar su autoestima y hacerles dudar de tu afecto. En lugar de eso critica la conducta cuando tengas que hacerlo, pero nunca al bebé.
  • Muestra tus afectos con otros miembros de la familia, el ambiente afectuoso ayuda y favorece el desarrollo de un estilo de apego seguro.

Puedes leer más

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>