Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.020 suscriptores

Trastorno Negativista Desafiante. 10 Pautas para lidiar con su rebeldía

A lo largo del desarrollo del niño/a, es normal que en determinadas etapas muestren cierto grado de rebeldía y conductas desafiantes y de oposición. Son comportamientos normales, inherente al proceso evolutivo y necesarios para la construcción de su identidad, madurez e independencia y el consiguiente desarrollo sano.

Pero cuando esta actitud rebelde y las conductas que la acompañan se vuelven extremas, intensas y persistentes podemos estar ante un problema más complicado el Trastorno Negativista Desafiante.

Es importante conocer y diagnosticar este trastorno para poder desarrollar las estrategias pertinentes que nos permitan manejar la rebeldía del niño/a o adolescente.

El Trastorno Negativista Desafiante

El DSM-IV-TR (manual diagnóstico y estadístico) (APA, 2.000), define el Trastorno desafiante por oposición (TDO) como “un patrón recurrente de conducta negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia figuras de autoridad que se mantiene por lo menos durante seis meses.”

Es un tipo de trastorno del comportamiento que debe ser tratado antes de que desencadene en problemas más graves como un trastorno disocial.

 conducta en lso niños

Criterios para el Diagnóstico del Trastorno Negativista Desafiante

El manual diagnóstico y estadístico de la American PsychiatricAssociation, el DSM-I-TR, establece los siguientes criterios para el diagnóstico del Trastorno Negativista Desafiante:

  1. Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos seis meses y en el que están presentes cuatro o más de los siguientes comportamientos:
  • Se encoleriza e irrumpe en pataletas
  • Discute con adultos
  • Desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus demandas
  • Molesta deliberadamente a otras personas
  • Acusa a otros de sus errores o mal comportamiento
  • Es susceptible o fácilmente molestado por otros
  • Colérico y resentido
  • Rencoroso y vengativo.
  1. Deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.
  2. Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado del ánimo.
  3. No se cumplen los criterios de trastorno disocial y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco lo del trastorno antisocial de la personalidad.

Causas del Trastorno Negativista Desafiante

El trastorno negativista desafiante no tiene una causa clara y especifica. Se estima que son múltiples las causas cuya concurrencia predisponen a padecer el trastorno. Se considera que puede originarse a raíz de la combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales.

Determinadas circunstancias pueden predisponer a padecer el trastorno, como ambiente de exclusión social, aprendizaje de actitudes hostiles, falta de autoridad y disciplina en la educación, utilización de refuerzos negativos, etc. Es habitual encontrar el trastorno en niños/as con TDA.

10 Pautas para lidiar con su rebeldía

  1. Acude a un especialista que haga un diagnóstico claro y establezca las bases del tratamiento según las características y necesidades del niño/a.
  2. Establece una lista de normas y reglas que debe cumplir. Es importante que estas reglas sean establecidas en consenso y comprendidas y aceptadas por el niño/a. Así como establecidas antes de aplicarlas. Una buena opción es anotar las reglas donde pueda verlas y recordárselas de vez en cuando.
  3. Define una lista de conductas adecuadas. Igualmente lo haremos en consenso y comprobando que el niño/a comprende las conductas adecuadas.
  4. Refuerza las conductas adecuadas de manera positiva.
  5. Aplica consecuencias a las conductas no deseadas, no es lo mismo que castigar. Pero si no cumple con lo acordado, tampoco obtendrá los beneficios y tendrá que responsabilizarse del posible daño que haya causado.
  6. Prueba a emplear técnicas como la economía de fichas, los pactos y contratos conductuales, etc.
  7. Mantén la calma, y aplica la empatía, no te tomes como algo personal sus desafíos, o ataques de rebeldía, no te culpes por ello tampoco. Entiende que son parte de una respuesta aprendida.
  8. Evita entrar en una lucha de poder, en lugar intenta ofrecerle opciones al niño/a, y comunícate con él/ella de manera asertiva (sin atacarle).
  9. Desarrolla su inteligencia emocional y enséñale a sacar la agresividad y emociones negativas de un modo más constructivo.
  10. Sirve de ejemplo y responde con respeto y educación.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

1 comment...

  1. Sara 27 septiembre, 2017 a las 2:02 pm

    Hola, quien diagnostica este trastorno? El psiquiatra o el psicologo? Muchas gracias!
    El psiquiatra dice que no lo tiene y el psicologo si, referente a mi hija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>