Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.040 suscriptores

TEL: Trastorno Especifico del Lenguaje

Algunos niños tienen dificultades con el lenguaje, se trata de niños sin ningún otro tipo de trastorno y con una capacidad intelectual normal, dentro de la media adecuada para su edad. Sin embargo, son niños que tardan mucho en comenzar a hablar y que tienen dificultades para comprender a los demás. Las dificultades se extienden a lo largo de su desarrollo, afectando a su habla, al aprendizaje de la lectura y la escritura, a su rendimiento académico, su socialización y relaciones y en consecuencia a su autoconcepto y autoestima. El TEL, o trastornos especifico del lenguaje, es un trastorno complejo, con graves consecuencias, es por ello que debemos conocerlo, diagnosticarlo y ofrecer la atención adecuada a las necesidades específicas de estos niños.

 

Te puede interesar
El Autoconcepto: Juego para ayudar a los pequeños a desarrollar el conocimiento sobre sí mismos.

 

¿Qué es el TEL?

El TEL, o trastorno especifico del lenguaje, es un trastorno antes conocido como disfasia que afecta al lenguaje y se manifiesta con la incapacidad de utilizar el mismo. Es un trastorno grave y duradero que dificulta la adquisición del lenguaje y su desarrollo normal y puede traer asociadas graves consecuencias para el niño que lo padece.

Es un trastorno específico del lenguaje, porque las dificultades se centran en el lenguaje y no pueden explicarse en términos de otros trastornos o condiciones. Se excluyen déficit sensoriales o motores, deficiencia mental, trastornos psicopatológicos, deficiencia social o afectiva, etc.  Se observa un retraso en el lenguaje, siendo el desarrollo en otros aspectos completamente normal y la capacidad intelectual normal, y sin que aparezcan retrasos en otras áreas.

¿Cuándo y cómo aparece el TEL?

El TEL es un trastorno que se aprecia desde una edad temprana, cuando aparece un retraso significativo en la adquisición del lenguaje. Normalmente los niños adquieren el lenguaje en torno a los 18-24 meses, los niños con TEL pueden adquirirlo mucho más tarde, algunos en torno a los 5-6 años de edad.

Las dificultades se prolongan durante todo el desarrollo, en la infancia tienen dificultades para expresarse y para comprender lo que les dicen, así como para los procesos de lectoescritura y la socialización. Son niños con una capacidad intelectual adecuada que les hace ser conscientes de sus dificultades, además a veces tienen problemas para relacionarse y por ello se afecta su autoconcepto y su autoestima.

Características del TEL

El TEL es un trastorno complejo, grave y duradero que se puede manifestar de manera heterogénea, es decir no todos los niños presentan los mismos síntomas. Podemos señalar algunas características generales del TEL.

  • La afectación del TEL puede variar, tanto intensidad de las dificultades, como la naturaleza de las mismas. 
  • El síntoma común es el retraso en la adquisición del lenguaje y las dificultades asociadas. 
  • La capacidad intelectual es la normal para la edad y etapa de desarrollo. Suele haber discrepancia entre el componente verbal y el manipulativo. 
  • No aparece otro trastorno o condición que pueda explicar el retraso y las dificultades en el lenguaje
  • Las dificultades se centran en el lenguaje y como consecuencia se extienden a otras áreas como socialización, autoconcepto, aprendizaje, autoestima, etc. 

 

Cómo actuar ante el TEL

  • El TEL, es un trastorno complejo que puede tener graves consecuencias, por lo que es fundamental prestar atención al trastorno y atender sus necesidades.
  • En primer lugar es muy importante acudir a un especialista que pueda hacer un diagnóstico y delimitar las necesidades del niño. 
  • Una vez detectadas las necesidades, el TEL, requiere una intervención completa llevada a cabo por un grupo de profesionales para atender a las dificultades del lenguaje, académicas y emocionales. 
  • Desde la familia es muy importante comprender las características y necesidades del trastorno y del niño y ser sensible a las mismas. No presionar, ni forzar, y en su lugar estimular poco a poco. 
  • Es importante favorecer vías de comunicación y desarrollar habilidades sociales, así como trabajar su autoestima. 

Te puede interesar
Las habilidades sociales en los niños y niñas

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>