Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 5.832 suscriptores

El apego: el primer vínculo afectivo

6 Pautas para crear un apego seguro.

El apego es el primer vínculo afectivo que establece el bebé con las figuras más cercanas y le proporciona la seguridad emocional que necesita.

La teoría del apego

La teoría del apego, formulada por John Bowlby, explica como el bebé necesita de atención y cuidados para sobrevivir. El vínculo de apego se crea con aquellas personas que atienden sus necesidades y le proporcionan los cuidados que necesitan. Los bebés perciben la sensibilidad a sus necesidades y comienzan a crear los primeros vínculos afectivos. Poco a poco y a medida que va creciendo el pequeño comienza a elaborar un sistema de apego, que consiste en un patrón de conductas de apego destinadas a mantener la atención y cariño de su figura de apego. Los estilos de apego creados en esta primera etapa de la vida, tienen una importancia crucial puesto que el patrón de conductas aprendido se tendera a repetir en el futuro.

El estilo de apego se forma en este periodo, como fruto de la relación afectiva con sus figuras más cercanas y marcará los futuros lazos afectivos del niño/a.

 niña jugando padres

Estilos de apego

Los estilos de apego van a depender de la relación con la figura/s más cercanas, los agrupamos en dos grandes grupos generales.

  • Estilo seguro y sano: El tipo de apego seguro y sano se produce cuando el niño/a, percibe seguridad en sus figuras cercanas. Es decir, el cuidador atiende sus necesidades, es sensible a éstas, le da cariño, protección y cuidados. Los niños y niñas con este tipo de apego, mostraran algo de ansiedad cuando se aleja la figura de apego y alegría cuando están con ella. Pero crecerán con seguridad afectiva y emocional, al comprobar que sus figuras de apego les proporcionan afectos y cuidados seguros.
  • Estilo ansioso e inseguro: Este tipo de apego se produce cuando los niños y niñas no perciben la seguridad de atención y cuidados. El cuidador está disponible en ciertas ocasiones y no se muestra siempre sensible a sus necesidades. Esto hace que el niño/a experimente más ansiedad por la separación y que se perciba solo y desvalido en ciertos momentos para explora el mundo. Crecerán mostrando inseguridad afectiva, necesitando la cercanía de sus personas queridas para tener la seguridad de sus afectos.
  • Apego inseguro evitativo. Se produce cuando los cuidadores evitan el contacto afectivo con el pequeño y evitan atender a sus cuidados. Crecerán siendo excesivamente independientes, ya que han percibido insensibilidad a sus necesidades.

 

La crianza con apego, crear un apego seguro

Es fundamental prestar atención a este primer vínculo afectivo que desarrolla el niño/a y proporcionarle una relación segura, en la que el pequeño confié en los cuidados y atenciones de sus cuidadores. Un apego no seguro, dará lugar a dependencia emocional u otros problemas.

  1. Sintonía Emocional. Es fundamental que entre el adulto y el niño/a, exista una conexión o sintonía emocional. Esto nos permitirá ser sensibles a sus necesidades. Para que esto ocurra la clave es pasar tiempo con el pequeño.
  2. Atiende afectivamente al niño/a. Te ayudará a contactar con él de forma emocional. Se trata de no atender solo las necesidades físicas, como alimentación, sueño, abrigo, etc.  y atender las necesidades afectivas y emocionales. Para ello, hazle saber que sabes lo que siente, consuela al niño/a cuando llore, ríe con él/ella cuando esté contento, etc.
  3. Desarrolla tu habilidad de empatía con el pequeño. Tenemos que hacer el esfuerzo por entender sus reacciones y comprender lo que está tratando de expresar, cuando están enfadados, lloran, tienen rabietas, etc. No tenemos que dejarles pasar estas conductas, pero si comprender que es lo que les ha llevado a ponerlas en marcha y hablar con ellos para que perciban que les comprendemos.
  4. Aprende a calmarte y regular tus emociones. Es importante que le transmitas un estado emocional sereno y agradable al pequeño.
  5. Interactúa con el niño/a, desde un primer momento. Aunque sea un bebé mírale, háblale, sonríe, emplea caricias, etc. Que noten tu cariño y tu amor.
  6. Juega con ellos. Son momentos de alegría que contribuyen a estrechar el vínculo afectivo porque compartimos emociones positivas.

 

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies