Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.020 suscriptores

5 técnicas que nos pueden ayudar a controlar las temidas rabietas.

Las temidas rabietas forman parte del desarrollo natural del niño en torno a los 2 años de edad. A pesar de ser algo normal y natural pueden convertirse en un verdadero problema para muchas familias por sus dificultades para manejarlas y pueden generalizarse a etapas posteriores convirtiéndose en una conducta poco apropiada con el paso de los años.

Por qué aparecen las rabietas

Las rabietas son algo natural en torno a los dos años de vida de los niños. Los dos años suponen la entrada en una nueva etapa con algunos cambios y todo ello conlleva la situación ideal para que tengan lugar las rabietas.

Los niños de años ganan autonomía y aprenden a comunicarse con el uso del lenguaje, esto da lugar a nuevas necesidades, pero también a nuevas limitaciones y muchas emociones ligadas a las necesidades y limitaciones.

  • Herencia de la etapa anterior. Antes de esta etapa cuando los niños son bebés, no tienen desarrollado el lenguaje y se comunican con sus cuidadores a través del llanto. De este modo les comunican lo que necesitan, y además enseguida son atendidos. Por lo tanto los niños saben que el llanto cumple una función. 
  • Estrategias para pedir y conseguir cosas. Las nuevas necesidades del niño están relacionadas con el desarrollo de su identidad, a esta edad el niño necesita elegir, imponerse, saltarse límites y oponerse al adulto para demostrarse su propia identidad. Esto no es una tarea fácil y por eso a veces usará la rabieta como estrategia, cuanto más ceda el adulto más intensas y generalizadas serán las rabietas. 
  • Producto de la frustración y bajo autocontrol de sentimientos y reacciones. Los niños de dos años todavía tienen mucho camino que recorrer en su desarrollo emocional, les cuesta tolerar algunas emociones como la frustración. Cuando sientan frustración por no lograr sus objetivos o porque algo no les salga bien, es normal que aparezca la rabieta. 
  • Falta de autonomía. Los niños de 2 años quieren hacer muchas cosas, pero a menudo su voluntad está por encima de sus capacidades esto conduce a la frustración y la rabieta. 
  • Cansancio y agotamiento. Otra de las causas de las rabietas es el cansancio y el agotamiento. A última hora del día los niños están cansados y les cuesta buscar respuestas, recursos y alternativas de comunicación, por lo que suelen recurrir a las rabietas.

las temidas rabietas

Técnicas para manejar las temidas rabietas

Para las familias la aparición de las temidas rabietas a los 2 años puede ser todo un desafío, por suerte existen algunas técnicas que nos pueden ayudar a controlar las temidas rabietas.

  • Ignorar para extinguir. Debemos tener claro que la rabieta no es una mala conducta, es una herramienta que busca lograr un fin. Cuando la rabieta no consiga lograr su objetivo tenderá a desaparecer. ¿Cómo ignoramos?
    • Dejar que el niño se calme solo evitando mimos y palabras de consuelo. Si lo hacemos podemos lograr dos cosas o que la rabieta aumente o que se vea reforzada.
    • Dejaremos al niño donde este, procurando que no sea peligroso, y haremos otra cosa.
    • Evitaremos mirar al niño, vigilamos pero sin que se note.
    • Puede que en un principio la intensidad aumente o que desvíe a otra malas conductas pero debemos mantenernos.
  • Límites claros. Es importante dejar los límites claros y que el niño sepa lo que puede o no puede hacer y cuáles son las consecuencias. Comenzaremos por pocos límites pero que siempre se cumplan. 
  • Mantener la calma y ser pacientes y no responder con enfados. Esto solo sirve para elevar la tensión e intensificar la rabieta. 
  • Ser un disco rallado y dar una única opción. Se trata de no ceder y no entrar en el juego de la rabieta y responder siempre del mismo modo al niño. 
  • Desviar la atención. Si el niño quiere comprar algo y no queremos comprárselo en lugar de debatir con él en medio de la tienda, cambiamos de tema y desviamos la atención. 

Te puede interesar leer

rabietas, pataletas, malos modales, gritar, patalear, llorar

¿Qué podemos hacer cuando el niño tiene una rabieta en público?

Seguro te interesa conocer

Poner límites a los niños y niñas

Cómo poner límites a los niños correctamente

© 2017 Las temidas rabietas en los niños Celia Rodríguez Ruiz. Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

 

1 comment...

  1. FLEURYS 13 noviembre, 2017 a las 9:40 pm

    Despues de mi adultez (con 4 hijos adultos) acojo y agradezco con mucha capacidad, las diferentes y valiosas maneras de aprender a manejar crisis en los niños….quizas si yo habria tenido estas oportunidades en el pasado, seria un Jean Piaget trabajando con los niños y por que no quizas alguna teoria tambien….Asi que gracias infinitas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>