Introduce tu email para suscribirte

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 6.040 suscriptores

10 Claves para mejorar la relación entre padres e hijos

La relación entre progenitores e hij@s constituye un tipo de interacción muy especial, en la que se mezclan fuertes lazos afectivos, estilos educativos, convivencia, normas, etc. Es una de las relaciones más fuertes y especiales que se producen entre las personas, que constituye un lazo irrompible y que no está libre de conflicto.

Bases de la Relación Paterno Filial

Desde el momento de la gestión los lazos afectivos de los padres y madres hacía su futuro hijo/a empiezan a desarrollarse, siendo ya en esos primeros momentos uno de los lazos más fuertes que se dan entre las personas. Desde el momento del nacimiento, el bebé comienza a establecer un importante e inquebrantable vínculo con sus figuras de apego. Estas figuras son aquellas que se ocupan de satisfacer sus necesidades físicas y afectivas. El bebé, aún sin consciencia, percibe que necesita las atenciones y cuidados de esas personas cercanas y de este modo se genera el vínculo de apego. Siendo este vínculo de apego, creado en los primeros momentos de vida, las bases de los futuros vínculos y relaciones de apego de la persona tanto con sus progenitores como con otras personas.

 familia batalla de almohadas

Evolución de la Relación entre padres e hijos

La relación entre padres e hijos se produce en el seno de una familia, y en el seno del desarrollo, crecimiento y maduración de una persona, lo que tiene importantes implicaciones.

  • Por un lado es una relación que se produce entre dos personas que forman parte de un sistema familiar. Es decir, en la interrelación intervienen otras personas, afectos, lazos, etc.
  • El crecimiento del niño/a, implica una evolución hacía su personalidad madura, identidad y autonomía. La relación y los roles de padres e hijos deberán ir evolucionando a medida que se completa el desarrollo del niño/a. A grandes rasgos, la relación comienza como adulto-bebé; adulto-niño; adulto-adolescente; adulto-joven; adulto-adulto.

10 Claves para mejorar la relación entre padres e hijos.

  1. Comprende que tu hij@ es una persona independiente a ti, que tiene sus pensamientos, ideas, gustos e intereses y necesidades de desarrollo. Es fundamental ponernos en el lugar del niño/a para comprenderle y mejorar la relación. Debemos partir de que como adultos estamos más capacitados que ellos para desarrollar nuestra empatía hacía ellos. Es bueno recordar cuando nosotros teníamos su edad, para hacernos una idea de lo que pueden estar pensando, sintiendo, etc.
  2. Establece un estilo educativo democrático, se trata de evitar imponer a la otra persona (en este caso el niño/a), y en un lugar llegar a un consenso de normas y reglas que deben cumplirse por el bien de todos. No debemos dejar que los niños y niñas hagan lo que quieran y que no respeten ninguna norma, es importante saber aplicar una disciplina positiva, donde sus actos tengan consecuencias.
  3. No escatimes en muestras de afectos. Los niños y niñas están en proceso de desarrollo, no sólo hay que quererlos, sino que ellos tienen que percibir que son dignos de nuestro cariño y afecto.
  4. Sé flexible y deja que la relación evolucione a medida que el niño/a se desarrolla. Es importante transformar la relación como parte inherente a la evolución psicológica del pequeño, a medida que necesite autonomía debemos ir dándosela, como respuesta a su necesidad de independencia.
  5. Ante los conflictos, mantén la calma, evita los gritos y críticas. Cuenta hasta 10 y aplica técnicas de relajación.
  6. Déjales su espacio e intimidad. A medida que crecen necesitan tener sus secretos para desarrollar su identidad.
  7. Crea un clima de confianza, donde puedan tener libertad para comunicarse.
  8. Pasa tiempo de calidad con ellos. No se trata de cantidad de tiempo, sino de calidad del mismo.
  9. Emplea el juego y el sentido del humor. Pasarlo bien, ayuda a estrechar los lazos y reducir los conflictos.
  10. Guíales en sus decisiones y caminos, pero no trates de dirigirles.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>